Aprende a poner límites en tus relaciones sociales: ¡respétate para que te respeten!

Hoy os voy a contar la historia de un niño al que todos los días su madre le ponía el almuerzo en la mochila, pero que siempre se quedaba sin bocata en el recreo. Pero esta no es una píldora sobre niños, sino sobre los adultos, porque ese niño podemos ser todos. Esta píldora trata sobre la importancia de saber poner límites en nuestras relaciones sociales. Vamos a ver.

Os voy a contar la historia de un niño, pongamos que se llama Juan, y que tiene 6 años. Es un niño normal, que vive en una familia normal y que va a un cole normal. Un día, como cada mañana, su madre, con todo el amor del mundo, le pone en la mochila su almuerzo antes de salir hacia el cole. Y cuando llega la hora del recreo, Juan saca su bocata, pero en ese momento ve a un amigo con la cara triste. Cuando se acerca ve que su compañero está triste porque ha ido sin almuerzo al cole y tiene mucha hambre. Y Juan, que es un niño muy bueno, le dice: “no te preocupes, aquí tienes mi almuerzo”. La profe, cuando se entera de este gesto, le da la enhorabuena por lo altruista que ha sido, y se lo cuenta como ejemplo a todos sus compañeros. Al llegar a casa, su madre, que ya se ha enterado de lo que ha pasado por el grupo de WhatsApp de padres del cole, le dice lo orgullosísima que está de él por lo que ha hecho, y Juan se siente genial con su gesto.

Al día siguiente, al ir a sacar de nuevo su almuerzo, se le acerca un compañero y le dice: “mira Juan, es que estoy súper fastidiado porque me he dejado el bocata en casa”, mientras empieza a hacer pucheros. Y Juan, recordando el éxito de su gesto del día anterior, le cede su bocata. Pero al siguiente día sucede lo mismo, y al otro… hasta que llega el viernes y Juan no ha almorzado ni un sólo día.

¿Qué le pasa a Juan, por qué se comporta así? Algunos pueden pensar “pero si quería ayudar a sus amigos bastaba con dar un trozo de su bocata, no era necesario que se quedara sin almorzar”. En Valencia tenemos una frase hecha que dice “dos vegades bo, bobo”, que literalmente es “dos veces bueno, bobo”. ¿Por qué se queda sin almorzar todos los días?  La historia de Juan es la historia de muchas personas, y no es necesario que hablemos de almuerzos y recreos. ¿Cuántas veces hemos dado mucho más de lo que podíamos, llegando a pasarlo mal por eso? En una relación de pareja, con las amistades, en el trabajo… ejemplos los hay muchos.

Muchas más veces de las que nos gustaría nos dejamos llevar por la necesidad de aprobación hasta el punto de anularnos a nosotros mismos. A todos nos gusta gustar, y qué mejor forma de hacerlo que además ayudando a alguien que lo necesita, ¿no? La clave aquí es saber poner límites, no dejarnos abusar por las demás personas o por las circunstancias. No esperes que sea el otro quien de el primer paso para respetarte, ese papel te toca a ti. Eres tú quien tiene que decir “hasta aquí puedo llegar”, no es la responsabilidad del otro. Si esperas que sean los demás, te sentirás frustrado y pensarás que el mundo es injusto contigo, cuando simplemente necesitas empezar a poner límites más claros en tus relaciones. Porque hay personas que no conocen esos límites, y cuando tienen delante una persona buena, altruista, desprendida… la exprimen hasta dejarla sin nada. Y probablemente no lo hagan con mala intención, sino que piensan: “si no quiere, ya lo dirá. Por pedir que no quede”. Les das la mano y te cogen el brazo.

Es necesario ayudar a los demás, ¿quién puede ponerlo en duda? Pero también hemos de ser responsables de nosotros mismos y no negar nuestras propias necesidades, hay que encontrar un equilibrio entre ayudar al otro y no anularse a uno mismo. Todo tiene un límite. ¿Y por qué tantas veces no lo ponemos? En ocasiones el miedo al rechazo es tan grande que nos lleva a no ser asertivos y no mostrar lo que necesitamos.

A veces es necesario recordar que nuestras necesidades son tan importantes como las de los demás; y lo mismo ocurre con tus puntos de vista, tus ideas, tus planes o tus preferencias. A veces no pasa nada por que te pongas por delante, pero tampoco hay que hacerlo de forma sistemática, ya que entonces sí que te convertirías en una persona egoísta, descortés, y los demás no disfrutarían de tu compañía.

El niño que se quedaba todos los días sin almuerzo en el recreo tiene que seguir ayudando a los demás, pero también tiene que aprender a respetarse, a reconocer sus necesidades y no tener miedo a poner límites a los demás, porque no van a ser ellos quienes lo hagan en su lugar.

Recordad que ya está a la venta nuestro libro "Hijos y padres felices", en el que tratamos temas que van desde las rabietas hasta el sueño, pasando por la alimentación, lactancia, premios y castigos, límites, apego, colecho, etc. ¡Os gustará!
Hijos y padres felices alberto soler concepción roger
Y si os interesan los temas relacionados con la crianza y la educación, podéis acceder ya a mis cursos en la Escuela Bitácoras, “El sueño en la infancia” y “Rabietas y límites desde el respeto”. Cada uno de ellos con más de tres horas de contenido, en los que os cuento todo lo que necesitáis saber sobre el sueño de los niños (colecho, despertares, trastornos del sueño, los problemas del famoso “método Estivill”, etc), y las rabietas y límites (qué son, por qué se producen, y sobre todo, qué podemos hacer antes, durante y después de las rabietas). Son cursos que puedes hacer a tu ritmo, viendo cada lección tantas veces necesites, e incluso descargando en mp3 el audio para escucharlo dónde y como quieras. ¡Y si utilizas el código ALBERTOSOLER tendrás un 10% de descuento!
Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de tres hijos y soy psicólogo en Valencia. Tras haberme licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud y en 2013 obtuve el certificado Europsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología, en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos. En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 12 años en psicoterapia y asesoramiento a padres. Soy colaborador del programa Ser Saludable, en la Cadena Ser, de L'Escoleta en À Punt Mèdia, y he colaborado en otros muchos espacios de radio, televisión y prensa como la Cadena Ser, El País Semanal o Canal 9. Formo parte del proyecto Gestionando Hijos y soy profesor de la Escuela Bitácoras. Soy el co-autor de “Hijos y padres felices. Cómo disfrutar la crianza”, editado por Kailas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: