La diferencia entre dolor y sufrimiento | Vídeo

Gracias a los avances de la ciencia y la tecnología, vivimos en una época en la que parece que no tienen cabida el malestar y el dolor. Y en parte es así, ya que por suerte, al menos en nuestro contexto sumamente privilegiado, no tenemos que enfrentarnos a los grandes desafíos que en otros momentos o lugares ha tenido que hacer frente la humanidad: enfermedades, muerte, guerras, etc.. No obstante, esto nos puede transmitir el mensaje erróneo de que el dolor o el malestar son algo que siempre vamos a poder evitar. ¿Y sabéis lo que ocurre? Que en muchas ocasiones, la negación o evitación del dolor es más dañina que el dolor en sí. Hoy vamos a ver que dolor y sufrimiento no son lo mismo, y que evitar sistemáticamente cualquier malestar nos puede llevar a al sufrimiento, que es algo mucho más profundo y duradero. 

Vivimos en un mundo donde el dolor apenas tiene cabida; se nos transmite que el bienestar consiste en disfrutar de forma inmediata, cuanto más mejor, sin que haya ninguna dificultad ni contratiempo. Hasta el punto que la sociedad actual llega a demonizar el dolor como algo anormal, como algo que no debería existir. ¿Pero cuál es el problema?  Que la constante necesidad de evitar el malestar y la de tener placer inmediato para vivir nos acaban forzando a actuar de un modo que, paradójicamente, no nos deja vivir. Los días se reducen a hacer cosas para que desaparezca el malestar, llegándose a dejar de lado otras acciones que sí tendrían una función vital importante. Esta evitación del dolor, en lugar de solucionar los problemas, los acaba agravando.

¿Y es lo mismo e dolor que el sufrimiento? No. Cuando nos enfrentarnos con situaciones que nos producen malestar o dolor, podemos distinguir entre dos fuentes diferentes de ese malestar: por un lado tendríamos el malestar primario y por otro el malestar secundario. El primario sería aquel que se deriva directamente de la experiencia desagradable, y es muy difícil (por no decir imposible) de evitar (me quitan una muela, se me hincha y me duele). Por otro lado tendríamos el malestar o dolor secundario, que estaría causado por todas esas reacciones que tenemos ante estas experiencias, como por ejemplo, la tensión, ansiedad, pensamientos negativos, etc. (me duele la muela que me han quitado y me siento un desgraciado porque todo me pasa a mí y no hay manera de que me salga algo bien) Este segundo tipo de malestar es el que es verdaderamente dañino y al que llamamos sufrimiento. Sin embargo, la buena noticia es que este malestar secundario sí es evitable, a diferencia del primario. ¿Cómo evitarlo? Aceptando el dolor, aceptando ese malestar primario que no podemos evitar.

Si os gustan estos vídeos os invito a que os suscribáis al canal de Píldoras de Psicología en YouTube para enteraros antes que nadie de cada nuevo vídeo, poder dejar comentarios, recomendaciones y compartirlo con vuestros contactos. Si tenéis alguna sugerencia acerca de temas que os gustaría que tratara en el videoblog, podéis escribirme a: pildoras@albertosoler.es

Recordad que ya está a la venta nuestro libro “Hijos y padres felices”, en el que tratamos temas que van desde las rabietas hasta el sueño, pasando por la alimentación, lactancia, premios y castigos, límites, apego, colecho, etc.  ¡Os gustará!

Hijos y padres felices alberto soler concepción roger

Y si os preocupa el sueño de los más pequeños, podéis acceder ya al curso que hemos preparado junto a Escuela Bitácoras llamado “El sueño en la infancia”. Un curso con cerca de 4 horas de vídeo en alta definición que os ayudará a encontrar el equilibrio entre las necesidades de descanso de adultos y niños, tan necesario para favorecer la armonía familiar. Y en un formato especialmente pensado para madres y padres. ¡No os lo perdáis!

El sueño en la infancia Alberto Soler

Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de dos hijos y soy psicólogo. Tras haberme Licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud,. En 2013 obtuve el certificado EuroPsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos.  En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 10 años y 8000 sesiones de psicoterapia y asesoramiento a padres. He colaborado en varios espacios de radio, televisión y presa como El País Semanal o El Huffington Post, y formo parte del proyecto Gestionando Hijos

Un comentario

  1. Me encantó la explicación, me hizo sentir que de verdad no estaba equivocada. A muchas personas les molesta y no comprenden porque manifiesto y digo todo aquello que me duele. Sin embargo, eso no me ha hecho nunca un ser pesimista. Por el contrario, me ha permitido comunicarme mejor conmigo misma. Así se pueden vivir los duelos sanamente, dejándose sentir…que el dolor nos recorra…pero también dando el espacio para que se vaya. La muerte no me ha hecho daño solo me ha provocado un gran dolor. Gracias

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*