Educar sin premios ni castigos: ¡es imposible! | Vídeo

Esta semana os traigo un tema que quizá resulta polémico: ¿es posible educar sin premios ni castigos? En este vídeo os voy a explicar por qué es imposible. En resumen: no porque no fuera deseable, sino porque los premios y los castigos no deberían considerarse una estrategia educativa sino simplemente la descripción de ciertos fenómenos que se producen tras una conducta.

¿Cómo que es imposible educar sin premios ni castigos? Algunos autores defienden, con mucha razón, la necesidad de una educación alejada de los premios y los castigos. Y digo que con mucha razón porque ha quedado sobradamente demostrado que los premios y los castigos como estrategia educativa no son tan eficaces para producir cambios motivacionales en el sentido deseado, porque las personas se acaban guiando más por evitar los castigos y buscar las recompensas que por comprender, en verdad los motivos para el cambio. Pero lo que ocurre es que esos premios y castigos no deberían utilizarse como estrategias educativas, sino que son simples descripciones de fenómenos naturales.

Cuando tu hijo te dice “te quiero” y tú le sonríes, estás premiando esa conducta e incrementando la probabilidad de que se de en el futuro. Cuando tu hijo pega a alguien en el parque y te muestras enfadado y molesto, le estás castigando y disminuyendo la probabilidad de que esa conducta se de en un futuro. Por lo tanto, a menos que alguien se considere capaz de educar sin sonreír ni llorar, podríamos decir que es imposible educar sin premios ni castigos. Es más, el mero hecho de prestar atención a una conducta puede funcionar como un refuerzo. Pero claro, quien crea que puede conseguir que su hijo estudie más simplemente premiándole por sus buenos resultados y castigándole ante los malos, probablemente fracasará estrepitosamente.

La cuestión es que los refuerzos y los castigos, como decíamos, forman parte de la naturaleza, se dan con cada conducta que realizamos, y debemos ser conscientes de ello para poder modular nuestras respuestas ante las conductas de nuestros hijos. Por ello, debemos aprender a utilizar adecuadamente los refuerzos (nunca materiales, siempre proporcionaos y específicos, etc.) y las consecuencias negativas a las conductas como, por ejemplo, las consecuencias lógicas y naturales que comentábamos hace algunos años.

En el vídeo tenéis toda la información desarrollada y muchos argumentos para el debate. Así que, vosotros, ¿pensáis que se puede educar sin premios ni castigos?

Si os gustan estos vídeos os invito a que os suscribáis al canal de Píldoras de Psicología en YouTube para enteraros antes que nadie de cada nuevo vídeo, poder dejar comentarios, recomendaciones y compartirlo con vuestros contactos. Si tenéis alguna sugerencia acerca de temas que os gustaría que tratara en el videoblog, podéis escribirme a: pildoras@albertosoler.es

Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de dos hijos y soy psicólogo. Tras haberme Licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud,. En 2013 obtuve el certificado EuroPsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos.  En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 10 años y 8000 sesiones de psicoterapia y asesoramiento a padres. He colaborado en varios espacios de radio, televisión y presa como El País Semanal o El Huffington Post, y formo parte del proyecto Gestionando Hijos

Un comentario

  1. Por fin un poco de realidad y sentido común!!Bravo!!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*