Estas son las 20 cosas que quiero enseñar a mis hijos

Yo no quiero que mis hijos sean ricos, que sean famosos o, mucho menos, que sean unos tiburones que pisotean a los demás a su paso. Quiero que sean felices. Y creo que si soy capaz de transmitirles algunas cosas que he aprendido (y otras muchas que me quedan por aprender) les puede resultar algo más sencillo. Espero poder lograrlo.

Imagen destacada 65

Con el tiempo te vas dando cuenta de que las personas, con nuestras diferencias y particularidades, acabamos pareciéndonos mucho más de lo que creemos. La mayoría de errores “gordos” que cometemos a lo largo de la vida se pueden acabar sintetizando en unos pocos. Independientemente de tu estatus social, de tu trabajo, de tu orientación política o país de residencia, acabas metiendo la pata en una serie de cosas que te llevan a sufrir y ser infeliz. Y todos nos equivocamos en lo mismo una y otra vez. Yo he cometido muchos de esos errores, he aprendido de ellos, y gracias a mi trabajo puedo aprender también de los de los demás, y he podido ayudar a otros a evitarlos o solucionarlos.

Con todo esto en mente he elaborado esta lista con las enseñanzas que considero más importante transmitir a mis hijos. Por supuesto que esta lista no es exhaustiva, hay muchísimas cosas más que me gustaría que mis hijos aprendieran y que me voy a esforzar por transmitirles, pero las que aquí he puesto son las que en este momento considero más valiosas y, en cierto modo, creo que consiguiéndolas muchas de las otras vendrán solas.

¿Qué quiero enseñar a mis hijos?

  1. A ser diferentes. Tener pensamiento crítico, no aceptar las cosas por que sí. No seguir “packs ideológicos”. No pensar lo que se supone que tienen que pensar. Quiero que aprendan a buscar información y tener su propio criterio.
  2. Si es necesario, coger el camino difícil y no conformarse con los extremos. Es muy sencillo sentirse cómodo en el blanco o negro, pero aceptar grises es mucho más complicado. Las personas tendemos a polarizarnos, rápidamente llegamos a posturas extremas de manera muy poco reflexiva. La realidad es demasiado compleja para esto, si te encuentras en una postura radical ésa es la primera señal para empezar a pensar que, probablemente, estás simplificando demasiado las cosas.
  3. Ser los dueños de su vida, tener un locus de control interno. No dejar su vida en manos de la suerte o el destino. No ponerse excusas. Aprender a diferenciar aquellas cosas que pueden cambiar y las que no, aceptar las que no pueden cambiar y tener determinación ante las que sí.
  4. Apreciar la música. Tocar un instrumento. La música es un idioma y un modo de expresión emocional. Las personas que dominan un instrumento tienen unas vías de expresión emocional que los demás carecen. Además, este aprendizaje es muy bueno para el desarrollo cerebral.
  5. Ser capaces de reírse de sí mismos y no reírse de los demás. Es útil relativizar las preocupaciones propias y empatizar con las ajenas. Tomar distancia y ver las cosas con humor ayuda bastante, pero es importante tener la empatía suficiente para no reírse nunca de alguien que sufre o tiene un problema.
  6. Respetar a los demás. No hacer nada a otro que no te gustaría que te hicieran a ti mismo. Seguir el imperativo categórico de Kant: “obra sólo de forma que puedas desear que la máxima de tu acción se convierta en una ley universal”
  7. Marcarse objetivos, seguirlos, y tener la flexibilidad suficiente para cambiarlos cuando sea necesario. Sin la capacidad para planificar y establecer unos objetivos es muy difícil lograr metas. Quiero que aprendan a priorizar y saber sacrificar el simple placer a corto plazo por la satisfacción y realización a largo plazo.
  8. A ser cabezones, esforzarse y pelear por lo que quieren. Como diría John Locke en la serie Perdidos “no me digas lo que no puedo hacer”. Esa es la actitud que quiero que tengan ante los desafíos de la vida. Que no permitan que nadie (y ahí me incluyo yo) cuestione su capacidad de lograr sus metas.
  9. A apasionarse por algo: por la ciencia, por por la literatura, por la música o por hacer la torre Eiffel con palillos. Por algo, da igual lo que sea. Es importante tener ese algo en la vida más allá del trabajo que te llena y te motiva. La gente rara se suele apasionar por cosas interesantísimas. Ya lo he dicho, pero quiero que sean raros.
  10. A no dar importancia al físico y preocuparse por su salud. Quiero que la importancia que le den a su aspecto físico sea simplemente como un indicador de su estado general de salud, entendiendo que una persona obesa o con infrapeso muy sana no suele estar.
  11. No juzgar a los demás. Es muy sencillo juzgar a los demás. La distancia da una falsa (pero muy intensa) impresión de sabiduría. No hay que olvidar que cada persona recorre su propio camino y, como dice el proverbio, “antes de juzgar a una persona, camina durante tres lunas con sus zapatos”
  12. Tener pensamiento científico y conocimientos básicos de estadística. Saber qué es una media, una moda, en qué consiste el método científico, el doble ciego y por qué la homeopatía es una estafa. Este pensamiento científico está en la base de la identificación de los errores cognitivos.
  13. Tener unas ideas políticas y una visión formada sobre el funcionamiento del mundo, y ser capaces de defenderlas, comprometerse con ellas y vivir de modo coherente sin indiferencia. Martin Luther King dijo “no me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena”.
  14. No sentirse por encima de los demás, pero no permitir que nadie pase por encima de ellos. La prepotencia es el enmascaramiento de una baja autoestima, pero la humildad es una buena base sobre la cual construir el conocimiento.
  15. No gritar. No hay ninguna idea que sea más válida cuando se expresa a mayor volumen. Hay que defender las ideas con argumentos, no con decibelios.
  16. Asumir riesgos. Aceptar que en la vida, a veces, se pierde, pero que si no aceptas la posibilidad de perder no vas a ganar nunca. Hay muchas personas que acaban viviendo vidas totalmente insignificantes por miedo a tomar una decisión errónea, y no se dan cuenta de que están cometiendo el mayor error que pueden cometer: no arriesgarse.
  17. A pedir perdón y reconocer sus errores. No es un drama. Las personas nos equivocamos, no pasa nada. El verdadero problema es que acabes justificando cualquier error que cometas, entonces te estarás privando de la posibilidad de aprender de ellos.
  18. Comprender que se es más feliz dando que recibiendo, y esto viene avalado por la ciencia. Si sólo te preocupas por ti y por tu bienestar, llegará el día en el que te darás cuenta de que tu vida está vacía, y eso será porque tú la has vaciado. Rodéate de gente importante para ti e invierte en su bienestar, de ese modo también estarás invirtiendo el el tuyo propio.
  19. Que no hay tareas “de hombres” o “de mujeres” en casa, sino que todos los que viven en casa tienen la misma responsabilidad, sea la plancha, fregar los platos o preparar la comida. Ya he hablado de eso antes…
  20. A veces la vida no es justa. Ya está, asúmelo, deja de lamentarte y sigue avanzando. Si vives lamentándote por el pasado o preocupándote por el futuro la vida va a pasar por delante de tus ojos sin que te des cuenta. Ya dijo algo de eso Lennon.

Yo no soy perfecto y no quiero ocultárselo a mis hijos. Pero quiero ser el mejor modelo para ellos, y  por eso tengo que mejorar cada día como persona y como padre. Si pienso cómo quiero que sean ellos algún día, tengo muy claro en qué debo esforzarme en ser mejor, porque ellos van a aprender de lo que yo hago, no de lo que yo digo.

Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de tres hijos y soy psicólogo en Valencia. Tras haberme licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud y en 2013 obtuve el certificado Europsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología, en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos. En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 12 años en psicoterapia y asesoramiento a padres. Soy colaborador del programa Ser Saludable, en la Cadena Ser, de L'Escoleta en À Punt Mèdia, y he colaborado en otros muchos espacios de radio, televisión y prensa como la Cadena Ser, El País Semanal o Canal 9. Formo parte del proyecto Gestionando Hijos y soy profesor de la Escuela Bitácoras. Soy el co-autor de “Hijos y padres felices. Cómo disfrutar la crianza”, editado por Kailas.

31 Comentarios

  1. La mayoría de estas cosas son tan evidentes que da cosa pensar que haya quien no lo haga.

    A mi la que más ilusión me ha hecho ha sido la 12. Estudié la carrera de estadística, aunque no ejerzo de ello.

    • ¡Me alegro mucho que te haya gustado ese punto! 😉 Para mí es prioritario, tener la mente estructurada de esa manera te ayuda a comprender mejor como funciona el mundo y ser menos susceptible a ser manipulado por los intereses de otras personas. Es la base necesaria para el pensamiento crítico, divergente y racional. ¡Un saludo!

  2. Ana lizeth lopez cobo

    Súper este articulo!, te felicito por esa claridad y comparto como madre y coaching exactamente lo mismo que expones, ojalá todos los padres pensaran así, esta humanidad sería diferente, gracias por compartirlo!

  3. Me ha encantado el articulo, no lo sabria plasmar tan bien pero tb es algo q intento con mis hijos.
    Por ponerle alguna pega…xq esa vision tan radical d la homeopatia? Como psicóloga xo tb fisio y osteopata entiendo la.parte d q.no és cientifico xq no hay evidencia cientifica però d todo puede haber evidencia cientifica?! Se empieza por casos empiricos y experiencias, mientras no se estafe y se quiera engañar a alguien con resultados milagrosos…

    • Hola Jenifer.

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Respecto al tema de la homeopatía: mi visión no es radical, está simplemente basada en lo que dicen todos los estudios que se han elaborado al respecto: su eficacia no es superior a la del placebo. Creo que los profesionales sanitarios tenemos el deber de hacer promoción de la salud con aquellas intervenciones que han mostrado sobradamente su efectividad bajo ensayos randomizados y a doble ciego, entre otros muchos requisitos formales. En caso contrario estaríamos dando cobijo a prácticas que, en el mejor de los casos, no tienen ningún resultado y, en el peor de ellos, pueden ser nocivas para la salud. En el caso de la homeopatía, entendida como terapia “alternativa”, el principal riesgo que se deriva para la salud es el coste de oportunidad, esto es, invertir tiempo y recursos en ella en detrimento de otras terapias que sí son eficaces. Por ejemplo, imagina que un hipertenso, una persona con hipotiroidismo o con enfermedad de Crohn, descuidan sus tratamientos por la opción homeopática. Ello sin duda va a tener consecuencias importantes para su salud.

      Espero haberte respondido.

      Un saludo!

      • ¿Y tú eres científico como para saber valorar unas pruebas científicas? Me parece un poco radical esa afirmación tan rotunda. ¿Sabías que el “principio” de la homeopatía se usa para insensibilizar las alergias alimentarias en niños? Cualquier alergólogo te dirá, que un niño con una alergia reducida, si le das pequeñas dosis de ese alimento, tiene opciones de dejar de ser alérgico. En cambio, si se lo retiras, lo más común es que los niveles de alergia se disparen en un futuro.

        Que sepas que desde las farmacéuticas también te manipulan eh. La manipulación viene de todas direcciones, no todo lo que sale en la tele o en las revistas es 100% creíble. Por el resto de cosas, 100% agree.

        • Hola Isaac.

          Gracias por tu comentario. Justamente ese es el punto en el que quiero incidir: la ciencia no es una cosa de “científicos” como comentas, sino una aproximación racional al mundo, no creer en brujería ni en aquello que te cuelan los vendedores de humo. Para ello es importante tener una educación y formación básica en ciencia, que entre otros lugares, se ofrece en las facultades de aquellas disciplinas científicas (como la medicina, psicología, etc.)

          Respecto a tu comentario de las alergias, entiendo que te refieres a que la exposición a pequeñas dosis de un alérgeno pueden activar el sistema inmune para que “aprenda” a hacerle frente. El problema es que, tras el proceso de dilución, un preparado homeopático no contiene nada más que agua y azúcar, con lo que no puede activar en absoluto el sistema inmune.

          Hablas de la “manipulación” de las empresas farmacéuticas, pero te recuerdo que la mayor parte de los preparados homeopáticos que puedes encontrar en el mercado los realiza una única empresa francesa, Boiron, que además de haber tenido que hacer frente a multas multimillonarias por la inefectividad de sus productos y publicidad engañosa, está lejos de ser una ONG. Por citar algunos datos:
          “Sus ventas totales en 2013 fueron de 617,73 millones (M) de euros (€), de las que 346,96M€ fueron en Francia (un 56%), 204,28M€ (33%) en el resto de Europa (que incluyen los 25M€ vendidos en España, que suponen un 4% del total del grupo) En EE.UU./Canadá las ventas fueron 53,36M€ (8,6%) y otros países (sobre todo Túnez y Brasil) 13,12M€ (2%). Dichos datos supusieron un aumento de ventas global del 9,1% sobre 2012 (con una curiosa disminución del 19,1% en Suiza y un aumento en España del 1,6%) debidos entre otros factores al aumento de precio de venta (especialmente en los tres países con más ventas: Francia, Rusia e Italia)” (Tienes más datos aquí)

          Un saludo,

  4. Respecto al tema de la homeopatía. la disciplina se basa en las ideas de un médico alemán de hace 200 años, pero en toda su historia ha sido incapaz de superar un ensayo clínico. De hecho, ¿Conoces alguna enfermedad que hayamos superado gracias a la homeopatía? Se basa en utilizar soluciones tan diluídas que al final no queda nada y te venden pastillas de azúcar a precio de oro.

    De todas formas, si alguien no lo tiene claro, le recomiendo que la próxima vez que vaya al dentista solicite anestesia homeopática.

  5. Si.Si no estoy queriendo suplir la medicina x la homeopatia cada vez estoy mas abierta a las terapias alternativas entendidas como complementarias…durante el embarazo m ayudaron las flores d bach, quiza x su efecto placebo ni lo voy negar, xo siempre añadido a ejercicio, buena alimentacion, fisio…y con mis peques para la salida d.los dientes…se q no es algo cientifico però pienso q usado en dolencias leves mejor q un paracetamol..No quiero polèmica solo contaros q m llego un.momento n q abri la mente y en osteopatia x.ej lo utilizamos a veces xo siempre como complemento
    Admito.q no lo usaria.como anestesico, jeje, suerte .nunca m hizo falta tpo ni para el dentista

  6. laura fernandez

    Me parece Alberto un escrito de buenas intenciones porque tu mismo te saltas uno de tus 20 puntos cuando afirmas que “la homeopatía es una estafa”,no me suena a un gris ni a respeto para el colectivo de homeópatas ni usuarios de la homeopatía.
    Sabes lo que le voy a enseñar a mis hijos yo?la coherencia,que vean en mis gestos y actos lo que quieran aprender…menos palabras y mas hechos.
    Por cierto, te ha faltado empatía al escribir sobre la homeopatía, algo grave para ser psicólogo en mi opinión.

    • Hola Laura. Gracias por tu comentario. Lamento mucho que lo hayas interpretado como un tema de respeto o empatía. Desde mi punto de vista no lo es. Es un tema de ética profesional: como sanitario tengo la responsabilidad de hacer lo que se conoce como “promoción de la salud”, y ello implica alertar de las prácticas fraudulentas o potencialmente dañinas para la salud.
      Pretendo enseñarle a mis hijos respeto por otras personas, aunque estas tengan ideas diferentes a las suyas (como en este caso). No pretendo enseñarles que deban respetar prácticas fraudulentas que buscan obtener beneficios económicos a costa de poner en peligro la salud.

      Un saludo.

      • Informaràs a tus hijos también de los miles de muertes que provocan anualmente los productos farmacéuticos no? Eso es peor que la homeopatía.Sinó te estàs posicionando como un nuevo sacerdote de una nueva religión.

    • No creo que lo que debatimos aquí sea cuestión de respetar a un colectivo sino de si lo que ellos afirman y por lo que cobran (generosamente) tiene alguna efectividad. Todos los ensayos hechos hasta el momento demuestran que no, y es por ese motivo que no están sujetos a la misma regulación que un medicamento.

      Un homeopata como persona puede ser tan respetable, como lo puede ser un adivino o un vidente, pero como disciplina no es más que una pseudomedicina.

  7. Sr Mulet. Lea el primer punto por favor

    ” A ser diferentes. Tener pensamiento crítico, no aceptar las cosas por que sí. No seguir “packs ideológicos”. No pensar lo que se supone que tienen que pensar. Quiero que aprendan a buscar información y tener su propio criterio. ”

    Hay mucha documentación seria que avalan los resultados de las homeopatias. Incluso avalada por científicos y médicos.
    No cierre su cabeza y verá con más claridad …

    • También hay mucha gente que asegura haber visto OVNIs, fantasmas o a la virgen, solo hay que ver 4º milenio pero la ciencia no funciona con testimonios sino con pruebas y ensayos.

      ¿Alguna enfermedad que la homeopatía haya eliminado en 200 años? ¿no? ¿ninguna? Pues eso.

      • La mejor forma de curar es prevenir. Esta demostrado que la mayoría de las enfermedades físicas tienen origen en lo emocional, inclusive el cáncer.
        Yo soy muy respetuoso del conocimiento científico y lo considero un pilar fundamental en la construcción de una sociedad sana, pero no creo que debamos mirar exclusivamente análisis clínicos. Nadie conoce mejor su cuerpo como uno mismo, en mi caso hace 20 años que no consumo un medicamento de laboratorio; productos como flores de bach u otros he comprobado que tienen un efecto notable, inmediato y efectivo.
        Obviamente que cada uno defiende sus intereses, y “lo diferente” provoca muchos miedos. La medicina china tiene mas de 5000 años y los resultados están a la vista. No se merece comparar esto con un ovni, un vidente, un fantasma ni con la virgen.
        Respetuosamente G

      • Buenas tardes: totalmente de acuerdo con oo de la homeopatía, no voy a rebatirlo. No obstante, el lenguaje se utiliza de manera diferente según qué casos. Me explico: ¿dirían que la farmacología utilizada en la enfermedad de Alzheimer es un fraude? Los últimos resumtados indican que el 99’6% de los ensayos clínicos han aportado resultados negativos. Si tuvieran a um familiar von EA, ¿se negarían a darle Donepezilo por estos datos? Supongo que no. Si la homeopatía no funciona mejor que el placebo (lo cual ocurre con la estimulación cognitiva en la EA, como hemos demostrado en un meta-análisis), a alguien le servirá aunque sólo sea por efecto placebo, por lo que es normal que haya quien lo defiende. También hay quien prefiere el Adiro a una aspirina.
        Con esto digo que, pese s la ausencia de evidencia científica, es normal que haya quien lo defienda porque le ha sido útil. Y si otra intervención no le ha provocado ni siquiera efecto placebo, ¿no convierte entonces a la homeopatía en más eficaz para esa persona?
        Saludos!
        PD: yo seguiré pidiendo anestesia convencional en el dentista 😉

  8. Ahora resulta que sólo “cura” el ácido acetil salicilico, no? Gracias a los científicos nos estamos cargando las creencias populares con su mania de medir y ensayar. Llevamos miles de años tratándolos con las plantas y ahora no sirven para nada. Cuando os duele la barriga….¿te tomas un almas o una manzanilla? ¿La manzanilla es un placebo o es homeopatía? . ¿O también sabéis como se mide el amor? ¿Por que existe el amor?

    • La manzanilla es una planta y, como tal, contiene sustancias que pueden ejercer efectos sobre el organismo.
      La medicina moderna no es más que una tecnificación de la medicina tradicional que utiliza extractos de hojas, raíces, cortezas, etc. que selecciona el compuesto que interesa para el tratamiento, lo aísla y lo dosifica de forma controlada.
      Eso también permite que si un compuesto es útil pero no es abundante pueda sintetizarse en un laboratorio para poder utilizarlo como medicamento.
      La homeopatía no es más que una dilución de un principio activo que causa los síntomas hasta límites absurdos en los que necesitarías una píldora del tamaño de la tierra para encontrar una sola molécula. Agua y azúcar. A precio de elixir de la vida.

  9. 1-12-3.

    Ahí está la clave. (según yo)

    Excelentes artículos. A pesar de las distancias, parece fascinante que concordemos en muchas cosas sobre la crianza de nuestros hijos/as.
    Ellos, definitivamente, son los llamados a cambiar el mundo.
    Alberto: Un abrazo desde Chile.

    Pablo Otaíza.

  10. Pues yo también hay cosas que tengo claras y sé que NO me gustan, que no creo en ellas y que puedo rebatirlas inteligentemente, no creo que tengamos que estar siempre a favor de todo o en contra de nada.

    Yo en realidad cuando he leído el artículo sólo quería decirte que me ha encantado y que lo guardaré para releérmelo el día que tenga hijos 🙂

  11. M’agrada el teu testament de valors. És bonic i desitjable tot el que conté. El més difícil és portar aquestes intencions a la pràctica.

    Se m’acut un altre aprenentatge que jo he fet al llarg de la vida i que he intentat transmetre als meus fills: no avergonyir-se mai del lloc on has nascut, de la teva classe social ni de la llengua dels teus avantpassats. Aquest aprenentatge et permet practicar implícitament els punts 1, 3, 7, 8, 9, 13, 16 i 20 de la teua llista.

    Moltes gràcies per la reflexió!

  12. Hola Alberto, te he descubierto hace poco y me gusta mucho leerte, hay muchas cosas que me ayudan mucho sobre todo con la crianza de mis hijos. Enhorabuena.
    Por cierto, tienes una errata en tu biografia
    (Supongo que en vez de “presa” querías decir “prensa”)
    Un saludo

  13. Raquel Villar Molina

    No hay tareas “de hombres” o “de mujeres” ni dentro ni fuera de casa.
    ¿No te parece mejor enseñanza?

  14. De todo lo que te he leído, esto haya sido lo que más me ha encantado. Una lista que, aunque mencionas no es limitativa, delimita muy bien lo que yo también considero más importante enseñar a mis hijos, los que aún no tengo mucho por miedo a no saber qué debo enseñarles, sin embargo al leer tu artículo y coincidir con él, pienso que podría compartirles esto a unos nuevos seres humanos y serían personas que valdrían la pena en este mundo tan averiado jeje. Gracias por compartir.

  15. Comparto perfecto con las 20 cosas que quiero que mis hijos aprendan. Te sigo hace unos meses y me encantan tus artículos y videos sobre crianza y aunque sé que estás en España las vivencias aplican perfecto para México, jeje. Tengo dos hijos de 13 (niña) y 8 (niño) sanos, inquietos, listos y con mucha energía…
    Tendrás algún artículo sobre niños en un sistema educativo donde a los niños no los dejan casi ni moverse en el salón de clases, donde solo deben seguir instrucciones para no someterse a regaños por parte de las maestras; mi hijo iniciará tercero de primaria y en donde vivo las escuelas son tradicionales… En realidad busco argumentos que apoyen la idea de no tener maestras estrictas, secas y regañonas a nivel de 3o de primaria y apoyar la idea de que un niño sano de 8 años sabe seguir instrucciones pero no deben esperar que permanezca quieto en su asiento si no tiene nada que hacer…
    Si me puedes referenciar algún libro, artículo o tú haces un post al respecto me encantaría saberlo. Saludos y mil gracias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: