TOC homosexual: el miedo a ser homosexual

Hace unas semanas os hablaba del TOC de amores, un tipo de trastorno obsesivo caracterizado por el miedo irracional a no amar a la pareja. Pues bien, hoy os voy a hablar de otro tipo de trastorno obsesivo bastante frecuente, el llamado TOC homosexual. Pero antes de nada, una pequeña advertencia que nunca está de más recordar: la homosexualidad NO ES UNA ENFERMEDAD. De lo que voy a hablar aquí es otra cosa muy diferente… 😉

TOC homosexual

El TOC homosexual es un tipo de trastorno obsesivo caracterizado por el miedo a ser homosexual.

¿Qué es TOC homosexual?

El TOC homosexual es un subtipo específico de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) que consiste en tener obsesiones sexuales recurrentes y dudas intrusivas sobre la propia orientación sexual. Las personas heterosexuales con TOC homosexual experimentan temores obsesivos acerca de la posibilidad de ser gays. Sus obsesiones consisten a menudo en pensamientos no deseados, impulsos o imágenes que surgen a la conciencia de manera incontrolada. Para reducir la ansiedad provocada por estas obsesiones, las personas con TOC homosexual pueden llegar a desarrollar rituales (compulsiones) centrados en «demostrar su verdadera sexualidad» o la reducción de su percepción del «riesgo» de convertirse en gay.

[box type=»info» ]Una vuelta de tuerca de este trastorno es que también puede afectar a gays, lesbianas o bisexuales, que pueden llegar a sentir ese mismo temor, pero en este caso ante la posibilidad de ser heterosexuales. El elemento común que une a estas obsesiones sexuales aparentemente opuestas es el miedo de sentirse atraído por algo no deseado, tabú, o «inaceptable», que está basado en su visión particular del mundo. Para no ser más confuso todavía, voy a centrar este artículo en el TOC homosexual (persona heterosexual con miedo a ser homosexual), sin embargo los mismos elementos básicos son directamente aplicables a todas las personas con dudas obsesivas sobre su orientación sexual.[/box]

A las personas con TOC homosexual les preocupa la posibilidad ser gay (y no saberlo), o llegar a convertirse gay a pesar de no haber cuestionado su sexualidad hasta ese momento. La mayoría de las personas con TOC homosexual han disfrutado de relaciones heterosexuales en el pasado, pero después de un primer pensamiento irracional no deseado surge como de la nada el miedo a ser homosexual o convertirse en homosexual. La aparición de este pensamiento no deseado les hace cuestionar su propia identidad sexual y les lleva a reanalizar sus experiencias pasadas llevados por el miedo a encontrar que éstas fracasaron porque en verdad eran homosexuales y no lo sabían.

Las personas con TOC homosexual necesitan saber con total certeza que no son gays, y a menudo hacen todo lo posible para demostrarse a sí mismos que son heterosexuales. Sin embargo estos intentos acaban siendo contraproducentes debido a la naturaleza misma del TOC y algunas personas con TOC homosexual pueden llegar a ver muy mermada su calidad de vida.

Con el fin de evitar situaciones o pensamientos que produzcan sus síntomas (dudas acerca de su sexualidad) pueden llegar a deprimirse y dejarse los estudios, renunciar a su puesto de trabajo, dejar a su pareja o tomar otras decisiones que, paradójicamente, hacen que sus síntomas empeoren: por ejemplo, en algunos casos, experimentan con relaciones homosexuales o adoptan estilos de vida homosexuales por las dudas acerca de su heterosexualidad. Estas dudas les pueden llevar a abandonar a su pareja, «salir del armario», y empezar a salir con gente de su mismo sexo. Sin embargo, a diferencia de lesbianas y gays que al «salir del armario» encuentran la felicidad y se sienten liberados, las personas con TOC homosexual encuentran esta vida estresante, confusa y poco satisfactoria. Además, continúan experimentando dudas e incertidumbre acerca de su sexualidad.

Síntomas del TOC homosexual

El TOC homosexual habitualmente tiene elementos muy similares a otros tipos de TOC como el de comprobación , contaminación, o el trastorno obsesivo puro (sólo obsesiones):

  • Algunos individuos con TOC homosexual muestran predominantemente una variante del TOC de comprobación: cuando están con personas de su mismo sexo, tienen que «comprobar» su propio cuerpo para detectar si aparece algún signo de excitación sexual.
  • Otras personas con obsesiones homosexuales tienen una variante relacionada con el TOC de contaminación y les preocupa que por estar en contacto con gays, lesbianas, bisexuales o personas afeminadas / andróginas se vayan a «contagiar» o se vaya a «activar» de algún modo su homosexualidad latente.
  • Otros se preocupan simplemente acerca de actuar dejándose llevar por impulsos sexuales no deseados, por ejemplo, les preocupa estar junto a gays y entonces «perder el control» y adoptar conductas sexuales hacia ellos. A algunas personas con este trastorno les preocupa que otras personas piensen que son gays, y pasan demasiado tiempo y malgastan mucha energía tratando de «actuar como heteros».

No obstante, la mayoría de personas con TOC homosexual experimentan todos los síntomas anteriores.

¿Qué mantiene estas obsesiones sexuales intrusivas? Al igual que cualquier forma de TOC, los síntomas de TOC homosexual son mantenidos por las creencias irracionales, los rituales y las conductas de evitación. Los mitos y falsas creencias acerca de la sexualidad y la orientación sexual perpetúan el miedo por las posibles consecuencias negativas que podría tener el no realizar las compulsiones relacionadas con el TOC (ver más abajo). Esto es perjudicial, porque cada vez que un pensamiento no deseado se evita o neutraliza, se refuerza y ​​se hace más probable que aparezca de nuevo en el futuro. La evitación y los rituales impiden experimentar experiencias de aprendizaje positivas que en última instancia hacen que estos pensamientos no deseados disminuyan en frecuencia e intensidad.

Los rituales asociados con el TOC homosexual incluyen rituales mentales y rituales de comportamiento.

Rituales mentales del TOC homosexual

  • Preguntarse «¿Encuentro esa persona atractiva?» (A menudo se aplica a tanto a personas del mismo sexo como del sexo opuesto).
  • Preguntarse, «¿Me estoy sintiendo excitado?»
  • Preguntarse, «¿Me parece lo suficientemente desagradable ?» Al ver a parejas del mismo sexo.
  • Otras preguntas como las anteriores orientadas a «descubrir» o determinar la orientación sexual.
  • Re-analizar las experiencias románticas o sexuales del pasado para asegurarse de que uno es heterosexual.
  • Intentar convencerse a sí mismo de su propia sexualidad.
  • Reafirmarse reiteradamente acerca de la orientación sexual («Definitivamente soy hetero»).
  • Compararse mentalmente con heterosexuales y homosexuales.
  • Si se percibe prestando atención a personas del mismo sexo, forzarse a redirigir esa atención hacia alguien del sexo opuesto.
  • Otros rituales mentales orientados a «resetear» o neutralizar los pensamientos no deseados (por ejemplo, los «rituales de lavado mental»).
  • Repetirse continuamente que no se es gay.
  • Intentar averiguar por qué las relaciones anteriores fracasaron (para asegurarse que no les abandonaron al pensar que era gay).
  • Planificar y preveer todas las posibles consecuencias de «salir del armario», a pesar de no tener ningún deseo de «salir» o de tener relaciones homosexuales.
  • Planear cómo dejar a su pareja (cuando en realidad tampoco quiere hacer esto).
  • Neutralizar los «pensamientos homosexuales» con «pensamientos heteros».
  • Imaginar mentalmente genitales del sexo opuesto o relaciones sexuales heterosexuales para reducir la ansiedad ante de los pensamientos intrusivos.
  • La exploración del entorno para identificar a las personas que podrían ser gay.
  • Rituales «mágicos», diseñados para distanciarse de los pensamientos no deseados (por ejemplo, imaginándose a sí mismo enfermando o vomitando al tener pensamientos no deseados).
  • Escapar de los pensamientos intrusivos con recuerdos de experiencias sexuales pasadas exitosas.
  • Reemplazar los pensamientos homosexuales no deseadas por pensamientos violentos.

Rituales y conductas compulsivas en el TOC homosexual

  • Comprobar el cuerpo en busca de sígnos físicos de excitación (también puede ser un ritual mental).
  • Caminar / comportarse de un modo excesivamente masculino (si es un hombre) o femenino (si es una mujer) con el fin de «aparentar «ser hetero.
  • Interactuar con los demás de un modo excesivamente masculino o femenino.
  • Hablar sólo de temas «apropiadamente» masculinos o femeninos.
  • Tener rituales de lavado (manos, etc) si se entra en contacto con los gays, lesbianas, o bisexuales.
  • Mirar pornografía heterosexual con el fin de tranquilizarse a sí mismo mismo al experimentar excitación.
  • Ver porno gay con el fin de demostrarse lo «desagradable» que le resulta o comprobar que no produce excitación.
  • Preguntar a otras personas si alguna vez han encontrado atractivas a personas de su mismo sexo, o hacer a otros preguntas del tipo «¿Es normal …?» para reasegurarse acerca de estos temas (por ejemplo, «¿Es normal a veces no sentirse excitado por la pareja o sólo me pasa a mí?»)
  • Preguntar reiteradamente a las ex parejas acerca de por qué acabó la relación.
  • Tener citas en exceso para «demostrar» a los demás que es hetero y / o que se siente atraído por el sexo opuesto.
  • Masturbarse compulsivamente con porno hetero para demostrarse que se excita ante estos materiales.
  • Interactuar de manera agresiva, insultante o con falta de respeto hacia la gente gay.
  • En algunos casos, adoptar un estilo de vida gay, salir con personas del mismo sexo o tener relaciones sexuales homosexuales para averiguar el significado de estas experiencias ya que se piensa que es algo inevitable (debido a las dudas obsesivas). Sin embargo, adoptar este estilo de vida resulta ser algo estresante y no placentero.

Conductas de evitación en el TOC homosexual

Una parte muy importante de todo TOC son las conductas por las que se evitan las situaciones o los estímulos que producen ansiedad. En este caso algunas de ellas serían, por ejemplo:

  • Evitar a gays, lesbianas y bisexuales.
  • Evitar cosas que hayan sido tocadas por gays, lesbianas o bisexuales.
  • Evitar el contacto físico con personas del mismo sexo (por ejemplo, apretones de manos, abrazos).
  • Evitar estar a solas con personas del mismo sexo.
  • Evitar conversaciones personas del mismo sexo.
  • Evitar lugares frecuentados por los gays.
  • Evitar baños públicos, vestuarios, y otras situaciones que puedan suponer ver total o parcialmente desnudas a personas del mismo sexo.
  • Evitar personas atractivas del mismo sexo o imágenes, películas, etc. que muestren personas atractivas del mismo sexo.
  • Evitar actividades que no encajen en el estereotipo masculino (si es un hombre) o femenino (si una mujer).
  • Vestirse de una manera estereotipadamente masculina o femenina (por ejemplo, evitar el uso de color rosa en el caso de los hombres).
  • Evitar escuchar música de artistas gay o películas con actores o personajes gays.
  • Evitar las relaciones románticas y la actividad sexual por miedo a que aparezcan pensamientos intrusivos durante el sexo.
  • Evitar el contacto visual con personas del mismo sexo.
  • Estando en público, evitar mirar a la zona de la ingle, trasero o en pecho de personas del mismo sexo.
  • Evitar la masturbación por temor a que aparezcan pensamientos intrusivos.
  • Evitar programas de televisión con personajes gays o acerca de temas homosexuales.
  • Evitar objetos púrpura, arco iris, y otros símbolos culturalmente asociados a la homosexualidad.
  • Forzar la voz para que suene más masculina o femenina.

Creencias erróneas en TOC homosexual

Las personas con este tipo de TOC tienen una serie de creencias erróneas acerca de la sexualidad y orientación sexual que, en última instancia, son las que mantienen el trastorno. Algunas de ellas serían, por ejemplo:

  • Los heterosexuales no deben encontrar atractivas a las personas de su mismo sexo.
  • Los heterosexuales no deben tener dudas sobre su sexualidad.
  • Cada pensamiento significa algo. Yo no estaría teniendo estos pensamientos una y otra vez si no significaran algo.
  • Si resulta que al final soy gay eso arruinaría mi vida.
  • Los heterosexuales sólo deben tener pensamientos heterosexuales. Los gays sólo deben tener pensamientos gays.
  • Si no estoy 100% hetero, significa que soy gay.
  • Si tengo una idea de que es incompatible con mi orientación deseada, significa que he «he cambiado de acera».
  • La sexualidad puede ser contagiosa.
  • Cada vez que me siento excitado sexualmente, tiene que haber una razón para ello.
  • Sentir excitación sexual debe significar que quiero tener sexo con esa persona.
  • Si mi actual pareja se enterara de que estoy teniendo estos pensamientos, me dejaría.
  • Si sigo teniendo este pensamiento, al final voy a tener que hacer algo al respecto.
  • Tal vez la única manera de que pueda liberarme de estos pensamientos sea actuar sobre ellos.

Tratamiento del TOC homosexual

«¿Y si esto no es un TOC?, ¿Y si soy realmente gay?» Estas son preguntas importantes que quizá quieras tratar en terapia. Si tienes TOC homosexual, dudar acerca de tu sexualidad refleja una «falsa alarma» relacionada con el TOC que no tiene nada que ver con tu orientación sexual real. Si fueras gay, tus pensamientos homosexuales estarían asociados con el placer y no con el miedo (aunque podría ser que experimentaras ansiedad acerca de las repercusiones sociales que tuviera «salir del armario»).

Si tienes TOC homosexual, las preguntas de tipo «y si…» acerca de tu sexualidad son en última instancia incontestables de la forma en que el TOC demanda que las respondas. Las personas que buscan tratamiento para el TOC homosexual intentan responder a preguntas sin respuesta. Por desgracia, simplemente no hay manera objetiva de determinar tu «verdadera» sexualidad. Si hubiera una solución simple, ya la habrías encontrado.

El tratamiento para el TOC homosexual (al igual que para muchos TOC) se centra en aprender a vivir con las dudas. En otras palabras, el tratamiento no debe centrarse en «demostrar» si la persona es heterosexual o gay, sino que más bien se centra en aprender mejores estrategias para tolerar la incertidumbre. Hay que recordar que el TOC homosexual funciona igual que otras variantes del TOC: cuanto más se analizan los pensamientos y se «chequea» el cuerpo para tratar de «averiguar la verdad», más probabilidades hay de reforzar sin saberlo los síntomas. Aunque todas las personas que tienen TOC homosexual quieren deshacerse de esos pensamientos homosexuales, en verdad las técnicas basadas en la detención o eliminación de pensamientos resultan ineficaces a largo plazo.

La mejor estrategia para reducir los síntomas, al igual que en otros tipos de TOC, se basa en la exposición con prevención de respuesta. Las exposiciones para el TOC homosexual se construyen buscando activamente las situaciones que hasta ahora la persona ha evitado, para luego resistir y no llevar a cabo los rituales mentales o conductuales que hasta ese momento realizaba. El desarrollo de una buena jerarquía de exposiciones puede ser confuso, por lo que es importante encontrar un buen terapeuta.

Fuente | HOCD: Homosexual OCD & Sexual Orientation OCD

Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Tags: No tags

214 Responses

Responder

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.