Deberes para el verano y tiempo libre: cómo organizarlo

Ya estamos a punto de empezar las vacaciones de verano, una época del año en la que muchos padres (y profes) se preocupan por la gran cantidad de tiempo libre que van a tener los niños y se preguntan cómo pueden aprovechar mejor el tiempo y lograr que los peques hagan algo “de provecho” en vacaciones… ¿qué podemos hacer para organizar mejor ese tiempo libre?

¡Era una pregunta trampa! Nadie debería organizar el tiempo libre de los niños, porque si lo hacemos deja de ser eso, tiempo libre. De hecho, si intentamos organizar ese tiempo libre, lo que estaríamos haciendo no sería tanto organizarlo sino acortarlo, y lo que necesitan los niños actualmente no es precisamente que venga nadie a recortarles el poco tiempo libre del que disponen, porque hoy en día para los niños el tiempo verdaderamente libre es un bien muy escaso. 

Pensadlo: cuando nosotros, los adultos, cogemos vacaciones, nuestro jefe no nos da trabajo para hacer durante el tiempo de descanso “para que aprovechemos”… y si nos lo diera, nos parecería abusivo y una intromisión en nuestra vida privada. Vamos, que iríamos directos al sindicato. Y al jefe en cuestión le caería la del pulpo.

Muchas veces se dice que en verano los niños “tienen tiempo libre para aburrir” ¡Fantástico! Que se aburran que se aburran y que ingenien formas de entretenerse. Ya lo hemos dicho otras veces, los padres no tenemos que ser un chiquipark ni organizarles una completa agenda de actividades para que no se aburran o para que no “pierdan el tiempo”. Todos nos hemos aburrido de pequeños y no está mal… de hecho es hasta necesario cierto punto de aburrimiento para que puedan sacarse ellos mismos las castañas del fuego y que piensen en cómo pueden entretenerse ellos solitos.

Estamos llegando a un punto en el que queremos organizar tanto el tiempo de los niños que acabamos hasta metiendo la manaza con actividades dirigidas en la hora del patio. ¿Por qué nos da tanto miedo que se aburran los niños?, ¿porque nos la lían? Es que también tienen que liarla de vez en cuando… ¡Son niños!

Y luego llegamos al tema de los cuadernillos de vacaciones y los deberes de verano… Todavía es muy frecuente (aunque la cosa está cambiando poco a poco) que los profesores manden “deberes” para hacer durante las vacaciones de verano… La verdad es que es algo que no termino de entender muy bien, sobre todo si hablamos de los más pequeños. Ya sabemos que los niños aprenden jugando y descubriendo cosas por ellos mismos. Lo que tienen que hacer es experimentar, descubrir, disfrutar con amigos y familia. Ya tienen el resto del año con actividades dirigidas a tope…

Pero, por suerte, últimamente parece que cada vez más profesores son conscientes de la necesidad de descanso y tiempo libre de los niños y muchos han dejado de poner tareas para el verano. Recuerdo hace algún tiempo que se hizo viral la lista de tareas que un profesor italiano mandó a sus alumnos para que hicieran durante el verano, que tenía actividades del tipo: caminar por la orilla del mar, intentar usar palabras nuevas, que lean lo que les gusta, busca situaciones y amigos estimulantes, escribir un diario, bailar, hacer deporte, mirar el amanecer, etc. Y es que si nos pasamos el verano haciendo cuadernos de vacaciones, nos perdemos este tipo de cosas, mucho más interesantes y llenas de sentido y aprendizajes para un niño… ¿Alguno recordáis los ejercicios que hicísteis en verano? La mayoría seguro que no (y los que sí, seguro que no recordáis nada bueno de ellos) Pero todos recordamos nuestras grandes aventuras en verano, con amigos, a solas, en familia… ¿por que? Porque era mucho más emocionante que cualquier cuadernillo. Al final lo que aprendemos y recordamos es lo que nos emociona, no lo que nos deja indiferentes.

Quizá los niños no necesitan tanto que nos sentemos con ellos a hacer deberes, sino que nos sentemos con ellos a jugar, o mejor aún que salgamos todos juntos a hacer una excursión, a dar un paseo en bici, a nadar, a visitar algún amigo o familiar… a hacer esas cosas que durante el resto del curso a veces nos cuesta más encontrar el momento. Y si lo que queremos es que hagan algún trabajo intelectual como, por ejemplo, leer, no hace falta darle la brasa al niño e ir detrás de ellos con el barco de vapor. Si nos ven leer a nosotros y tienen libros cerca a su disposición, la probabilidad de que se interesen por la lectura es mayor que si nos ven enchufados a la tele o al móvil. En este sentido, también podemos organizar una visita a la biblioteca o aprovechar el tiempo extra para leer con ellos su cuento favorito.

Las vacaciones tienen que ser eso, vacaciones, y durante este tiempo no es momento para hacer deberes, cuadernillos ni repaso: el mejor momento para el estudio es el horario escolar durante los días lectivos, que por eso se han diseñado esos horarios. Porque los niños (y los mayores también) necesitan un tiempo de trabajo, pero también uno de descanso y esparcimiento. Por eso son necesarios los descansos cada día (los recreos) y las vacaciones cada cierto tiempo. 

De todas formas, más que ponerles a hacer deberes, cuadernillos de vacaciones y limitarles el tiempo libre, no tenemos que descuidar el tema de los horarios (o mejor dicho, rutinas), porque aunque estemos de vacaciones los niños siguen necesitando una cierta estabilidad. Por supuesto tenemos que relajar un poco el ritmo, porque durante el curso ya vamos todos corriendo como el pollo Pepe, pero una cierta estructura en el día nos ayudará a todos a funcionar mejor, sobre todo a los niños.

Recordad que ya está a la venta nuestro libro "Hijos y padres felices", en el que tratamos temas que van desde las rabietas hasta el sueño, pasando por la alimentación, lactancia, premios y castigos, límites, apego, colecho, etc. ¡Os gustará!
Hijos y padres felices alberto soler concepción roger
Y si os interesan los temas relacionados con la crianza y la educación, podéis acceder ya a mis cursos en la Escuela Bitácoras, “El sueño en la infancia” y “Rabietas y límites desde el respeto”. Cada uno de ellos con más de tres horas de contenido, en los que os cuento todo lo que necesitáis saber sobre el sueño de los niños (colecho, despertares, trastornos del sueño, los problemas del famoso “método Estivill”, etc), y las rabietas y límites (qué son, por qué se producen, y sobre todo, qué podemos hacer antes, durante y después de las rabietas). Son cursos que puedes hacer a tu ritmo, viendo cada lección tantas veces necesites, e incluso descargando en mp3 el audio para escucharlo dónde y como quieras. ¡Y si utilizas el código ALBERTOSOLER tendrás un 10% de descuento!
Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de tres hijos y soy psicólogo en Valencia. Tras haberme licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud y en 2013 obtuve el certificado Europsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología, en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos. En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 12 años en psicoterapia y asesoramiento a padres. Soy colaborador del programa Ser Saludable, en la Cadena Ser, de L'Escoleta en À Punt Mèdia, y he colaborado en otros muchos espacios de radio, televisión y prensa como la Cadena Ser, El País Semanal o Canal 9. Formo parte del proyecto Gestionando Hijos y soy profesor de la Escuela Bitácoras. Soy el co-autor de “Hijos y padres felices. Cómo disfrutar la crianza”, editado por Kailas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: