Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de casa

Esta mañana he ido de paseo y al supermercado con los niños (ya tienen 15 meses, están para comérselos, ¡de verdad!). En la cola, se me ponen a hablar un par de señoras, y las dos concluyen lo mismo: “hi ha que veure, lo que ajuden ara els homens a les seues dones amb els fills” (“hay que ver lo que ayudan ahora los hombres a sus mujeres con los hijos”). Ésta es una de esas situaciones que me encantan para poder provocar un poco y sacar mi lado más feminista. Pero hoy se hacía tarde para comer y me he limitado a sonreír, agradecer y seguir a casa.

niños

¿Que qué le habría dicho a estas señoras? Probablemente, como en otras ocasiones, les habría respondido con un “disculpe señora, pero no, ni ayudo ni pienso ayudar a mi mujer con los hijos”. Y pasaría a explicarle cuál es mi punto de vista al respecto.

Antes de tener hijos yo nunca he sido de esas parejas o maridos que ayudan a su mujer con las tareas de casa. Pero es que mi mujer tampoco me ha ayudado nunca. Y cuando llegaron los hijos las cosas siguieron más o menos igual: ni le he ayudado con la casa ni ahora con los hijos. Habrá alguno que aún no haya pillado de qué va la cosa y esté pensando maravillas sobre mí y apiadándose de mi mujer (¡pobrecita, menudo le ha tocado!). No, yo no ayudo a mi mujer con los niños porque no puedo ayudar a alguien con algo que es mi entera responsabilidad.

Los hijos, al igual que las tareas domésticas, no son el patrimonio de nadie: ni pertenecen a la mujer ni pertenecen al hombre. Son responsabilidad de ambos. Por este motivo me llega a ofender cuando, de modo muy bienintencionado (soy consciente) me halagan con “lo mucho que ayudo a mi mujer”. Como si no fueran mis hijos o no fuera mi responsabilidad. Hago, con mucho esfuerzo y mucho gusto ni más ni menos que aquello que me corresponde. Al igual que mi mujer. Y por mucho que me esfuerce nunca podré llegar a hacer tanto y tan bien como hace ella.

¿Por qué tenemos esta visión de las responsabilidades?

Tenemos aún en la mente un modelo de familia patriarcal en el que hay un reparto de tareas muy bien definido: el hombre es el proveedor de recursos, la mujer la gestora del hogar (ahí se incluyen los hijos). Sin embargo la sociedad ha cambiado profundamente en las últimas décadas (afortunadamente) y este reparto de papeles ha pasado en muchos casos a la historia. La mujer hoy en día, aunque sigue profundamente discriminada socialmente (no hay más que ver la diferencia en salarios u oportunidades de promoción laboral) es el agente de su propio desarrollo, tiene la capacidad de desarrollar una carrera profesional en los mismos ámbitos que un hombre y, si decide dedicarse al cuidado de los hijos es, en la mayoría de los casos, por una elección personal, y no por falta de oportunidades o derechos sociales.

Píldoras de Psicología Alberto Soler

En un momento en el que tenemos esta igualdad de roles entre hombre y mujer, asumir de facto que los hijos son responsabilidad de ellas es un vestigio del pasado. Hoy en día hombre y mujer se reparten (o deberían hacerlo) de modo equilibrado aquellas tareas que les atañen a ambos, como la casa y los hijos. ¿Y qué es “de modo equilibrado”? Ese equilibrio no implica en (casi) ningún caso un reparto 50-50, sino más bien una adaptación flexible entre la disponibilidad de los miembros de la familia y las tareas que se requieren. Pensemos por ejemplo, qué injusto sería un reparto de tareas 50-50 en un caso en el que la mujer llegara a casa a las 20:00 después de 12 horas de trabajo, y su pareja llevara desde mediodía en casa. Un reparto “mitad tú, mitad yo” sería tremendamente injusto. E igual a la inversa.

Los hijos implican dar un paso más allá en esta flexibilidad y suponen un importante test de compenetración y trabajo de equipo en la pareja (y cuando vienen a pares como en nuestro caso, más todavía). Ya hablé hace tiempo sobre el papel del padre durante la lactancia, ya que parece que muchos padres se sienten perdidos durante esta etapa pensando que la mujer es la única que puede hacer algo por el niño. Ni mucho menos. Pero conforme crecen los niños el papel que juega el padre crece más si cabe.

¿Cuáles son las tareas propias del padre y cuáles las de la madre?

Bueno, pues más allá de ser la madre (por obvios motivos) la encargada de la teta, el resto de las casi innumerables tareas relacionadas con los hijos no son patrimonio exclusivo de nadie, son total y absolutamente intercambiables entre padre y madre en función de las circunstancias, preferencias (de ellos o de los hijos -hoy quiero que me duerma la mami/el papi-) o habilidades de cada uno.

Un buen reparto de esas tareas es el que es equilibrado, justo, que no genera conflicto y que permite un desarrollo armonioso de la rutina doméstica.

¿Qué modelo quiero transmitir a mis hijos?

Quiero que mis hijos crezcan sin saber si planchar es cosa de hombres o de mujeres. Que no sepan si los baños son cosa de su padre o de su madre. Que no asocien la cocina con el feudo de nadie, ni tampoco la aspiradora, doblar ropa u ordenar los armarios. Que acudan con más o menos igual frecuencia a uno o a otro para dormir, para contar sus confidencias, para jugar o para enfadarse. Que no haya un “jefe” de la casa sino que todos convivimos del modo más feliz posible.

Así que no, señora, yo no ayudo a mi mujer con los niños. Tampoco con la casa. Estoy con ellos en el supermercado y les paseo porque son mis hijos y me acompañan allá donde voy. Les cambio los pañales, les baño, les llevo al parque o les preparo la comida no por ayudar a mi mujer, sino porque son mis hijos, son mi responsabilidad y quiero que crezcan con un modelo de familia y de reparto de tareas diferente a aquel que Ud. y yo hemos tenido.

[ACTUALIZACIÓN: aquí podéis encontrar una recopilación de artículos en prensa y participaciones en radio acerca de este artículo]

Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de dos hijos y soy psicólogo. Tras haberme Licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud,. En 2013 obtuve el certificado EuroPsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos.  En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 10 años y 8000 sesiones de psicoterapia y asesoramiento a padres. He colaborado en varios espacios de radio, televisión y presa como El País Semanal o El Huffington Post, y formo parte del proyecto Gestionando Hijos

170 Comentarios

  1. Por desgracia, no es cosa del pasado y aunque hay hombres que piensan como usted, claramente es una minoría. Supongo que gran culpa de eso la tienen las mujeres que crian a sus hijos con esa mentalidad. Ojalá yo sepa inculcarle algo diferente a mis hijos. Yo también tuve gemelos pero mi experiencia no fue de compartir. Gracias por el artículo, quizás despierte algunas mentes dormidas. Un abrazo,

    • “Supongo que gran culpa de eso la tienen las mujeres que crian a sus hijos con esa mentalidad. ” Y de los padres, por supuesto.

      • El escaso porcentaje que dedica parte de su tiempo a educar a sus hijos y no lo delega en su mujer.

        • La educación es algo que se hace 24h, tanto de forma presente como de forma ausente. Si no dedicas tiempo a tus hijos o hijas, estás educándoles de manera que ellos consideren que tu rol en la família (y por ende, el suyo si son de tu género) es el de ser ausente y no ser partícipe de la comunidad familiar.

          Educar no es sinónimo de educar bien. Al estar ausente un padre o una madre de forma continuada, están educando a sus hijos y hijas con ciertos valores (buenos o malos ya a opinión del observador).

          • Pues entonces estará de acuerdo conmigo que si la única persona que dedica su tiempo a educar en positivo es la persona que está presente, puede contrarestar los efectos negativos de un padre ausente e inculcarles a sus hijos que es lo correcto. Si encima reafirmas como algo positivo o bueno que un padre no se involucre en la educación de los hijos, apaga y vamonos. Aunque la postura que he tomado es simplemente el respeto a ser diferente, y que poco a poco los niños vean que esta bien y que está mal. De todas formas la carga genética influye y no todo es educacional.

    • soy madre de un solo peque, pero también el compartir tareas estuvo casi ausente hasta ahora que tiene casi 3 años, y no por responsabilidad mía, sino porque a menudo la única que daba atención al peque durante todo el día era yo, si el peque lloraba por las noches o durante el día, él no daba bola (tal vez se relacione a que se crió con un padre ausente porque la madre se divorció cuando era muy pequeño). Y fui juzgada tmb en los momentos en qe delegaba la atención en otros familiares, incluso el papá. Después de mucha lucha y confrontación, logré que en parte haya una mejor colaboración. Siempre la justificación estaba puesta en que no trabajaba, o minimizando cualquier trabajo por no ser estable, más eso no justifica verdaderamente, cuando atender a los niños, aun por decisión propia de querer criarlos, implica mucha energía y ammor, y para muchos es tmb un trabajo. Ojalá haya padres que actúen como ceuntas, gracias!

    • Curiosamente yo cada vez me encuentro más con mujeres que siguen ancladas en el pasado…y que no quieren que eso cambie.

    • siempre la culpa las madres!

    • Estoy de acuerdo con Angela. Hay un mal entendido feminismo en que las mujeres son las súper-heroínas que pueden hacer todo y todo bien; versus los padres, unos zánganos inútiles que apenas pueden cuidar de sí mismos, por lo tanto no son confiables para criar hijos. Y no es que digan eso, sino que actúan de esa forma. Los hombres realizan las tareas del hogar de forma diferente. Hay una visión de que las forma “correcta” es la forma en la que lo hace la mujer y como ellos no siguen ese patrón, entonces lo hacen “mal”. Lo hemos escuchado de nuestras madres: los hombres son más cochinos que las mujeres, más desordenados, más descuidados, sólo pueden hacer una cosa a la vez, entre otras muchas. En el afán de darle justicia a la ama de casa, nos hemos pasado y la hemos idealizado, lo que es una carga muy pesada tanto para ellos como para nosotras. Es difícil realizar las labores cuando tienes a alguien que te dicta las reglas y a quien nunca podrás igualar porque simplemente no somos iguales. Y esa es la gracia.

      • LA modernización nos agarró mal parados, las mujeres avanzaron en el terreno intelectual laboral , pero no a la misma velocidad que los hombres en el terreno emocional-afectivo. Y siguieron surgiendo teorías que los avalaron pues la super-mujer debía ahora también “dar instrucciones” al marido (convirtiéndolo de proveedor principal a asistente) y pedir su ayuda en lo que “ella” no “podía hacer” y que el marido si la “ayuda” es por que la quiere, pero que no es capaz de ser proactivo y anticipar esa necesidad …y que las mujeres debíamos resignarnos pues ese “pensamiento mágico”(cómo detesto ese término) de que esxista un hombre que se interese proactivamente en lo que sentimos….dañaba la relación….hay que decírselo decían…. Para ellos fue muy cómodo, para nosotras triste y desgastante….(y encima la mujer perfecta no puede dejar de estar alegre para “enamorar” al marido= mas frustración)… .total si no pedíamos ayuda, él podía dedicar ese tiempo libre a sus amigos o a las cosas que le gustaba hacer….
        Yo después de 18 años de casada con un muy buen hombre, sumamente inteligente y responsable en el trabajo y con 3 hijos a cuestas , he decidido, como hombre inteligente que es, hacerle responsable también de evolucionar y tomar sus propias decisiones, de entender que yo soy el 50% de los ingresos familiares y él debería ser el 50% del soporte emocional y de las tareas del hogar, que no es lógico ni saludable que yo me encargue de todo eso…que no está bien mostrarse siempre cansado, pero salir cual campanita cuando sus amigos lo llaman. El planificar sus salidas sin tener en cuenta la logística de quién cuida a los chicos… dando por sentado que yo me voy a quedar ..o que si yo quiero salir voy a encargarme de esos detalles… Asumo mi culpa de no haber hecho esto antes y por eso ando con un cuadro de stress y algunos signos de depresión….pero nunca es tarde…

        • Tienes mucha razón. Tengo muchos problemas por Tratar de que mi esposo entienda eso. te leo y me veo. Sigo en el camino de resposabilizarlo porque todo es mi responsabilidad para bien o para mal.

        • Y esto te convierte, más que en una supermujer, en una gran persona, cabal, inteligente y equilibrada. Sobretodo, por entender que no todo el mundo nace sabiendo, pero que puede llegar a aprender lo que es fundamental para el correcto funcionamiento de la vida. Y más si se trata de tu propia vida y la de tu familia.

    • Mujeres culpando a las mismas mujeres. ¿Pues qué no la tarea de educar es de mamá y papá?

      • Eso pensaba yo, pero me di de bruces con la ruda realidad. Y miró a mi alrededor y sigo viendo grupos de “madres de wasap del colegio” y algún abuelo o abuela, pero en 7 años que llevan mis hijos escolarizados jamás vi un padre en los grupos de wasap del colegio. Mientras nos sigan sorprendiendo padres como el del artículo, poco habrá cambiado nuestra sociedad. No confundirlos, las madres hoy por hoy son las que siguen educando en la mayor parte de los casos. Esperó no criar a mi hijo igual.

      • Exacto Karla,
        Las críticas más ácidas las he recibido de mujeres. De profesoras que en reuniones de colegio ni miran a mi esposo y todas las quejas me las dan a mí.
        Incluso ha habido alguna que osó “aconsejarme” que si quería que mis hijos no tuvieran problemas, debía dejar de trabajar, para encargarme de ellos…ni se le ocurrió planteárselo a mi esposo…Eso fue ya hace casi 5 años…y NO, no dejé de trabajar…no era un opción…y No, mis hijos no tuvieron problemas graves…
        Ahora bien…a mí me han salvado el pellejo las “madres de wasap” pero en el grupo habrán sólo uno o dos padres con presencia clara…poquito a poco vamos cambiando pero espero que mis hijas puedan ver un mundo diferente, para mejor.

  2. Me ha encantado, sobre todo porque he tenido la suerte de tener unos padres que han sabido transmitirme punto por punto todo lo que has explicado. Enhorabuena por la reflexión!

  3. Me ha gustado mucho el artículo!!
    Mi abuela también me dije “ay hija que bien, ¡cuanto te ayuda!” .. que no abuela, que no me ayuda!! 😉

    Voy a cotillear el resto del blog …

  4. Muy buen artículo. Ojalá que todos tuvieran ese pensamiento, porque al final es injusto que inclusive los hombres te digan que debes agradecerles que “te ayudan”, cuando jamás les sacas en cara que los “ayudas” con el 50% de los ingresos de la familia…osea.
    Definitivamente hay que criar diferente a nuestros hijos.

  5. Estupendo artigo e acertada reflexión, exceptuando o de “Y por mucho q me esfuerce nunca podré llegar a hacer tanto y tan bien como ella”

  6. Pues yo si tengo un marido que hace y piensa como tú. Ojalá haya cada vez más hombres hechos de este barro.

    Gracias

  7. Hola Alberto,
    muy interesante tu artículo, al que he llegado por casualidad a través de facebook.
    Si me permites hacer un comentario off-topic, y sin ánimo de resultar repelente, tienes un pequeño error gramatical (leísmo) en tu última frase. La frase correcta debería ser:
    Les cambio los pañales, los baño, los llevo al parque o les preparo la comida…
    En el primer y último caso el pronombre “les” ejerce las funciones de complemento indirecto, y por tanto es correcto su uso. Pero en el segundo y tercero ejerce las funciones de complemento directo, y por lo tanto debe usarse “los”.

    • Estupendo artículo, ¡muchas gracias!

      Cristian, tienes razón, pero desafortunadamente está permitido el uso de le/les para el objeto directo en caso masculino. ¡Saludos!

    • cristina plata

      Quizás si escribe les, en vez de los, esta haciendo un inclusión de género, no crees?

      • Hola Cristina,

        ¿Inclusión de género? No veo porqué. Si el sujeto fuera femenino, el pronombre sería “las”. Si el sujeto es masculino o mixto, el pronombre es “los”. No veo por qué curioso mecanismo alguien podría asociar “les” a una forma más respetuosa con el género femenino. Siguiendo este razonamiento, ¿hablaríamos de “niñas” cuando el grupo solo tiene hembras, “niños” cuando solo hay varones y “niñes” cuando hay miembros de los dos sexos en el grupo?

    • Tienes razón. También hay problemas de redacción y faltan muchas comas, pero considerando que es un blog, no le doy la importancia que merece. En cambio, un libro o un artículo en un medio pasa por las manos de un editor y un corrector y ahí sí sería imperdonable.

  8. Si vamos a poner en entredicho cada palabra o frase que nos comenten, mejor dejemos de hablar entre nosotros. ¿Qué quiero decir con esto? Si unas señoras amablemente hacen comentarios sobre tu gestión de la paternidad con buenas palabras (quizás no las más acertadas y perfectas en temas de paridad sexual) dan pie a todo un articulo poniendo, una vez más, al comportamiento del hombre con su pareja, sus obligaciones o responsabilidades en casa, con el conjunto familiar, con los hijos/as…

    Si el comentario hubiese sido realizado por dos hombre hacia una mujer con sus hijos, en el articulo creado a posterior por esa experiencia tampoco hubiese dejado al hombre en una posición demasiado bien.
    Ya es suficiente, ¿no?

    • No creo que se trate de poner en entredicho un comentario bienintencionado pero desafortunado. Creo que se trata de una de las luchas más necesarias en el objetivo de un mundo más justo e igual: eliminar los micromachismos del lenguaje y de las formas de pensamiento. Hay que subrayar estos micromachismos, hacerlos visibles y hacer conscientes de ellos a quienes los practican (los practicamos, no voy a excluirme, porque hay muchos y si crecemos viéndolos como algo normal acabamos cayendo en alguno).

      A ver cuándo entra de una vez por todas en la cabeza que no se puede “ayudar” a alguien con algo que es una corresponsabilidad. Me fastidia mucho el “te he quitado la lavadora”, “te he hecho la cama” o “te he planchado la ropa” que emplean algunos magnátimos `ayudadores´ domésticos y so correspondiente “me ayudas con los baños” o “me pasas la aspiradora” de la contraparte. Muy bueno el artículo.

  9. Simplemente bravo!!! oir esto de boca de un hombre me da esperanza… enhorabuena por el artículo!

  10. Lo siento pero no pude terminar de leer el attículo. Me perdí en el seudo intelectualismo de la frase en francés del primer párrafo.

    • Vas de broma, no? Espero que si. No voy a explicártelo por varias razones:

      1) Si no has llegado por ti mismo, pa qué, hijo, pa qué?
      2) Si sí has llegado y realmente sabes que es valenciano/catalán y te estás burlando, no voy a entrar, majete.
      3) Si realmente crees que eso es lo más significativo del articulo, pa qué, hijo, pa qué?

      Agur. Y que te vaya bien en tu burbuja.

    • jajaja francés! definitivamente para ti cualquier idea debe estar compuesta por un grado elevado de intelectualidad, por mas sencilla que sea. Es catalán amigo… ánimo!

    • Hola , amén al artículo.
      Johnny …para tu información… la frase del seudo intelectualismo que dices que es francés…es Valenciano y tiene la deferencia de traducirlo, lo digo por lo de no intentar acetar cuando no se sabe.
      saludos

    • Estimado, no es francés, es catalán…. Simplemente transcribió la frase tal cual la escuchó…

      • De veras tenemos q tener confrontación por ese detalle? Entonces demasiado, me parece a mi, que han conseguido unos cuantos para que uno tenga la osadía de provocar y otros e sentirse ofendidos… En fin…
        Me quedo con que sea un hombre el que opine y actúe en consecuencia. Tenemos un largo camino por delante pero queda menos!

  11. Excelente artículo,lastimosamente ese tipo de hombres se encuentran como uno en un millòn, tengo 5 hijos ya adultos ,35 años de matrimonio y un marido qué ha sido solo el que aporta la comida y los pagos,pòrque en lo referente a la crianza de ellos,SIMPLEMENTE BRILLÒ POR SU AUSENCIA,Nunca un cambio de pańal ,nunca un paseo al parque ,nunca un cuento en la cama NUNCAA NADA!!,Y en compartir los quehaceres de la casa,muchooo menos.Felicidades a la mujer que le tocó un hombre así.

    • Estoy en tu misma situación a diferencia que mis hijas tienen 23 y 10 meses y yo tengo 30 años..ni con las niñas ni en casa,con el simple echo de ser el que aporta el sueldo ya está todo echo.Ni parque,ni bibis,ni pañales,ni nada..con los que haceres del hogar mucho menos.

    • Es que el problema es que los hombres no te “tocan”, a los hombres se les elige… No eliges a los padres o a los hermanos, pero a tu pareja la eliges…

      • ¡Exacto! A menos que haya sido un matrimonio arreglado estilo hace dos siglos, cada una de nosotras elegimos a nuestra pareja, no “nos toca”.

        Y si se casaron con alguien esperando que cambiara, pues que mal por ustedes porque entonces no se enamoraron de su pareja sino de un ideal que su cabecita fabricó y ahora ahí están las consecuencias, si ya sabían cómo era ¿para qué se ponen a tener hijos?

  12. Solo te falta una cosa para un artículo redondo, que además de hijos existen las hijas.
    Por cierto, a mi tampoco me ayudan 😉

    • ya incluye a las hijas con el uso del plural general, es gramática de E.G.B.

      • La gramática de E.G.B. y nuestro idioma en general sufre un terrible machismo discriminatorio precisamente por el uso del masculino genérico. La carita con guiño de Elena demuestra que lo ha dicho sin ánimo de ser beligerante y solo de señalar este defecto de nuestro idioma que no se da en otros, como por ejemplo el inglés donde “children” no tiene género. Creo, Peret, con todo el respeto del mundo, que tu puntualización está por tanto fuera de lugar.

        • No es masculino genérico, es neutro, por oo wue nada de machismo. Son cosas que pasan cuando una lengua proviene de otra con tres géneros gramaticales que acaba con dos por temas de economía del lenguaje.
          Veis fantasmas donde no hay.

  13. Jo tampoco ayudo a mi mujer en la cocina, ni le ayudé con mis hijos; pero es que ella tampoco me ayuda con la plancha.
    ¡Entendiste!
    Ser un buen “macho” es conseguir tumbarte en el sofá al mismo tiempo que ella.

  14. pero ¿todavía estamos con esto? Estamos en 2015. Si aun hay mujeres que tragan con hombres que no comparten el trabajo hogareño, ellas sabrán. No hay ninguna razón para que lo hagan. No veo que haya ninguna imposición social que las obligue a ello. Que no culpen “al machismo de la sociedad”, es su estúpida y personal elección.

    • Tienes razón. Por tanto, en España el 95% de los hogares serían monoparentales. El mío incluido.
      Tengo 41 años y mi marido no colabora en nada de las tareas del hogar. Antes hacía poco, pero desde que tenemos a nuestro hijo ya sólo se ocupa cuidar del niño en lo que le toca.
      Y esto es lo que sucede también en las casas de todas mis amistades.

  15. Mi madre me pregunta siempre si mi pareja me ayuda en casa, mi respuesta siempre es la misma, no me ayuda hace su parte y yo la mía e igual con el peque… no entiendo porque seguimos pensando que la mujer es la que hace las cosas y su pareja es un mero ayudante, yo hago mi parte y mi pareja la suya… Pues claro!!!

  16. AMEN!!

    yo llevo toda mi vida (y ya paso de los 50) pensando exactamente lo mismo, y aplicándolo en mi vida diaria desde que me casé.. y me resulta inverosímil que esto no fuera lo que opinara ( y aplicara ) el 90% de la gente. Pero yo creo que el tema parte de la base de que yo, cuando pensaba en abstracto sobre mi pareja, siempre quise una compañera, una igual, para compartir juntos retos e ilusiones. Y me temo que esto no es lo habitual, la gente busca otras cosas (alguien que le cuide, alguien que le proteja, alguien bien situado, etc etc) y las relaciones no se montan en ese plano de igualdad.. y de esta diferencia de base, viene después lo que viene.

    Yo solo espero que mis hijas, aunque sea por lo visto en casa, tengan clara esta lección.

    Gracias por el articulo, saludos,

  17. Alberto, el artículo es apropiado, pero al final consigue que parezca una argumentación y justificación adicional al tema de que los hombres son de tal o cual manera, y que las mujeres hacen de todo, y lo hacen bien, y nosotros siempre tenemos que estar demostrando que tenemos un mal llamado “lado femenino/feminista” (tú mismo te infravaloras diciendo que no podrás llegar a hacer las cosas tan bien como tu mujer).
    A tod@s los que dicen que este caso es de “uno entre un millón”, o que “qué suerte tiene la mujer de Alberto por tenerle a él”, les diré que esto no es más que la realidad de hoy día, que muchas feministas se niegan a aceptar de manera sistemática, y que la población en general, siguiendo el argumento de las “marujas” del super que comentaban sobre Alberto, no quieren aceptar.
    Quizá porque interesa mantener esa figura tradicional del hombre “macho” que es patriarca y que no hace nada.
    Y a su vez mantener la figura de la mujer abnegada y sacrificada, que trabaja dentro y fuera de casa, se hace cargo de los hijos, y atiende a su marido.
    Tengo 42 años, soy padre y esposo, y esto que escribes hoy en 2015 lo ví siempre como normal en mi casa; con mis padres; allá por los 70 y 80. Y también lo veía en muchos padres de mis amigos.
    Esto que escribes no es más que mi vida diaria, y la de muchos matrimonios que conocemos mi mujer y yo.
    Se llama de muchas maneras: CONVIVENCIA, SENTIDO COMÚN, COLABORACIÓN, TRABAJO EN EQUIPO….

    • Exacto, concuerdo mucho con sus palabras estimado. En mi país Nicaragua se vive bajo un generalizado pensamiento machista; y esto de la convivencia en pareja y los hijos es lo que usted bien comentó en pocas palabras: sentido común y colaboración. También agregaría responsabilidad y amor. Saludos.

    • Cenu, ¡no te doy más que un 5% de familias españolas en las que el hombre y la mujer se ocupen de los hijos y tareas comunes de forma equitativa! Incluso en las familias en las que se piensa que se hace, al menos con las que yo he discutido, acaba viéndose que la mujer se ocupa mucho más que el hombre.

      • Clara, como dicen por ahí, el 90% de la gente que usa porcentajes, se lo inventa jaja. Y nada más lejos de la realidad. Me gustaría ver de dónde sacas esas ese porcentaje, más allá de tus experiencias propias (que también habría que ver TODOS los casos).

        Por otro lado, el artículo me parece un poco mediocre, empezando por el título morboso para atraer lectores, y terminando por esa desviación argumentativa que cae en esos tópicos que tanto critica desde otro bando. Parece que el supuesto machismo de la sociedad, tiene la culpa de todo. Ojo, que no quito razón a gran parte de las cosas que aquí se plantean, ni a que aún esté presente el machismo en nuestra sociedad…pero esto empieza a parecer una moda.

        Como han dicho por ahí arriba, cada uno elige su pareja, así que si se consienten estas cosas, es porque viene de antes. Y por supuesto, hay de todo. No porque el bando que sufre toda la carga de tareas domésticas se queje más (con cierta razón), significa que son más. Ya está bien de meter a todos en el mismo saco y que parezca que los hombres no hacen nunca nada y/o son menos válidos (como dice el artículo).
        Quizás si seguís intentando transformar todo en machismo y regocijándoos en echar la culpa a otros en vez de intentar arreglar las cosas, cada vez veáis más problemas donde puede que los haya, o puede que no.

        En cuanto al comienzo y motivo del artículo…si entramos a juzgar en los comentarios de esas señoras, creo que se está cayendo en otro prejuicio. Además, acaso no es loable que esas personas puedan pensar que ayudas? Acaso, aparte de realizar las tareas que tu conciencia te dice que hagas, no os ayudáis mutuamente tu pareja y tú?

        El resto pues es obvio…pero tampoco me parece mal llamar a la convivencia, trabajo en equipo, que como tal, se busca la eficiencia y se pueden repartir labores. Esto no quita que se pueda ayudar en muchas cosas, entre ambos.

        En fin…qué ganas de sacarle punta a todo.

      • Estimada Clara,

        por tu forma de expresarte, marcando como válidas unas estadísticas que nadie sabe de dónde pueden salir, indicando que basas tu opinión en familias que conoces o con las que has “discutido” (ya dice esto bastante del carácter que debes tener), y basando toda tu opinión en únicamente tu experiencia personal….
        En fin…. ya lo han dicho por ahí, cada quién elige a su pareja. Y cada uno tiene lo que se merece.

        Saludos.

  18. Esas señoras quizás pensaron que el reparto de roles suele ser la opción más provechosa para la unidad familiar orientada a ofrecer el mayor abanico de oportunidades a sus hijos. ¿No es, al fin y al cabo, el reparto de roles el modelo predominante en la práctica mayoría de las asociaciones, empresas, organismos, equipos, etc? ¿En qué se equivocaban, pues? En que hoy día las personas ya no piensan en términos de “lo mejor para el equipo”, sino “lo mejor para el equipo siempre que sea lo mejor para mí”. Nadie se sacrifica ya por el equipo. Y es que para mucha gente resulta difícil comprender que se antepongan los intereses propios a responsabilidades tan serias como es el futuro de unos hijos. Lo de menos es que ellas asumieran automáticamente que el hombre “ayuda”. Al fin y al cabo, decenas de miles de años de costumbres de origen biológico les respaldan, bastante sentido común, una dilatada experiencia vital y la constatación, quizás, de que la mujer dice haber cambiado pero no es cierto. Porque aunque la mujer trabaje, siguen viendo que, después de tener hijos, la mujer pierde interés en el mercado laboral y tiende a priorizar a la familia proporcionalmente al número de hijos que tiene. Cuantos más hijos, menos trabaja fuera de casa. ¿Tienen prejuicios? Quizás, pero sólidamente validados por sus observaciones.

  19. En mi casa nos repartimos tareas desde siempre segun el tiempo o gana que tenga cada uno.
    Aun asi,nuestro hijo de 4 años sale a veces con comentarios estilo “papa no planches, esta es cosa de mujeres”…algun dia descubrire quien le mete estas ideas en la cabeza

  20. Ramon Martin Lopez

    Comparto plenamente tu punto de vista sobre la responsabilidad de los hijos y las labores domésticas en el hogar. Sin embargo quiero ir más allá y hacer una reflexión sobre lo que ocurre cuando en este tipo de padres el vínculo matrimonial se rompe y hay una separación. He tenido que vivir con profunda dureza como las leyes y la tan pregonada igualdad desaparece en favor de una madre a la que se le sigue presuponiendo una mayor y mejor capacidad para atender a sus hijos, un padre al que se le presupone una mayor capacidad para alejarse de la compañía diaria de los niños y que el hecho de ser varón lleva implícito que sufrirá menos que la madre, y unas leyes que siguen diciendo que la custodia es mejor para la madre y que el padre debe ser pagador y tener un “régimen de visitas”. Es muy duro vivir un matrimonio en igualdad y ver como cuando el matrimonio con hijos se rompe la igualdad desaparece. Es muy duro y hace sufrir mucho.

    • No siempre una custodia compartida es lo mejor, hay casos y casos.

    • Si de verdad tienen la capacidad de vivir en un matrimonio equitativo como el que describe el artículo, veo muy difícil algo así se disuelva.

      Ahora suponiendo que por alguna extraordinaria situación sucediera, si ya fueron lo suficientemente razonables para aceptar sus respectivas responsabilidades cuando estaban juntos, creo que tendrán la misma capacidad para resolver los términos de la separación con la misma igualdad que manejaron su matrimonio… o ¿estás suponiendo que por arte de magia su forma de pensar cambió tan radicalmente que van a caer en los arcaicos menesteres de la retrógada sociedad?

      • Ale, los problemas en pareja no surgen específicamente porque no haya equidad en la participación de las labores domésticas o crianza de los niños; recuerda las relaciones de pareja que has formado y observa como se dan por otro tipo de cosas: incomprensión, falta de comunicación, intereses distintos, problemas de inseguridad, y bueno la separación ocurre cuando esto ya se vuelve irreconciliable,.

        Por otro lado Ale, la experiencia qué Ramón contó no tiene que ver con lo que tu dices de qué ocurrida la separación cambié tan radicalmente como parte de magia su forma de pensar. No es su forma de pensar lo que cambia a la hora de ejercer igualdad, son las ¡leyes! las que permiten esa injusticia retrógrada, son las leyes las que se inclinan a favor de la desigualdad concediendo privilegios a la mujer sobre del hombre solo por ser mujer y sin otra consideración.

        Vaya qué se entiende Ramón, hay ideologías y comportamientos que uno cree correctos por fundamentarse en el auténtico bienestar (no en la apariencia de bienestar) qué si no concuerdan con los paradigmas establecidos por la sociedad (y muchas veces ratificados por las leyes) nos forzar indefectiblemente a una posición de malestar. La hipocresía, por ejemplo; la discriminación positiva (bah), como otro ejemplo.

  21. Pues precisamente porque en este país la mayoría de hombres siguen actuando de forma tan machista me niego a transformarme en la geisha de nadie… qué difícil es encontrar a un compañero con el que compartir la vida y no acabar siendo ni su madre ni su esclava!!!!

  22. Gracias por este artículo. Poco a poco la humanidad va avanzando. Nos queda mucho camino aún, pero lo conseguiremos.

    Y por cierto, hombre o mujer que no comparte tareas, ni pasa por la puerta.

  23. Pienso exactamente igual que tú, Alberto. Quiero exactamente eso para mis hijos. Pero me apena profundamente, de verdad no sabes cuánto, que no vaya a ser así. Ojalá.

  24. Ha sido un bonito artículo. Si tengo la oportunidad de ejercer paternidad, espero sea haciéndolo de la mejor manera posible. Es al menos ahorita un propósito, tengo 22 años. Saludos.

  25. El psicólogo se sintió aludido y le dolió el comentario, por eso sintió la necesidad de excusarse o defenderse. Es claro que la conversación de las señoras era en el sentido de que ellas llevan la mayor parte del trabajo en casa y quisieran tener un marido que las ayudara. Si ellas se apropiaron de las actividades domésticas (si se pudiera decir así), o la sociedad les asignó esas tareas en el curso del tiempo, efectivamente ellas son las que trabajan en el hogar, y pueden sentirse agotadas, menospreciadas, desilusionadas, deprimidas, etc., y no obstante, continuar haciendo las actividades. Esta es la angustia que justifica el auxilio. Cuando el marido acude al lado de su cónyuge y realiza parte de las tareas, le ayuda en el sentido de que le descarga de trabajo. Y aquí no debemos engañarnos, el asunto no es tan simple como parece. Se debe tomar en cuenta qué actividad realiza el marido. Si hablaramos solamente de trabajo físico y de desgaste (físico), supóngase que el hombre realiza un trabajo arduo (por ejemplo en la construcción). Para decir quién está aportando más al hogar en términos de esfuerzo físico se debe contar con una unidad de medida, que no solamente son horas de trabajo, sino intensidad, habilidad, destreza, experiencia, conocimiento, transportación al centro de trabajo, estrés, según las condiciones del lugar de trabajo, ambiente laboral, el salario percibido, etc. Luego, tendríamos que pasar al plano estrictamente económico en el sentido de la aportación monetaria al hogar. Supóngase un padre que cuenta con estudios, títulos de diversos tipos y grados y que es emprendedor, etc.; y que debido a ello ha hecho una pequeña o gran fortuna, de modo que monetariamente aporta más. Supóngase adicionalmente que cuando llega a casa le gusta participar realizando algunas actividades: revisa las tareas de los niños, les estímula en la lectura y el conocimiento, les cuenta cuentos y les lleva a dormir; el fin de semana arregla el jardín y va de compras, además de realizar otras tareas como la de reparar el lavabo, las puertas, algún mueble, pintar, instalaciones eléctricas, etc. Por otra parte tiene a su lado una mujer que es linda y a la que le ha puesto una persona para que le ayude en otros menesteres. La esposa en este caso se limita a dirigir a la trabajadora doméstica y a recibir al marido, al cual de vez en cuando sorprende con una comida de su preferencia. ¿Quién en este caso hace más por la casa (en sentido amplio), el marido, o la mujer? Y no estoy hablando de que el marido se queje. Me parece que cada quien sabe lo que tiene que hacer y cuáles son sus deberes, y esto es tanto para hombres como para mujeres. La persona que trabaja y se esfuerza, de algún modo u otro recibe su recompensa, y esta no es necesariamente monetaria. La mejor manera de saber que recibe aquello que le compensa es que está contenta y continua realizando lo que le gusta, sin fijarse si los demás están haciendo demasiado poco o mucho. Sé de mujeres que se esfuerzan de diversos modos y no les veo quejarse, y sin embargo son felices. También conozco algunos hombres en el mismo sentido. El problema es cuando nos engañamos a nosotros mismos sobre nuestro papel (y esto es válido, otra vez, para hombre y mujer), y queremos obtener más dando poco, situación de desigualdad que se advierte tanto dentro como fuera del hogar, independientemente del sexo. En mi opinión las mujeres tenían razón al quejarse, siempre que efectivamente hagan más que el hombre. Y si el psicólogo no formaba parte del grupo sobre el que ellas criticaban, no había razón para alterarse y preguntarse qué podría haber respondido. El que uno sea responsable de muchas cosas (como en el presente caso, domésticas) en ningún momento excluye la posibilidad y el deber de ayudar.

  26. Hola! Totalmente de acuerdo contigo. Cuando a mi me preguntaban si mi marido me ayudaba yo siempre contestaba: “no, le ayudó yo a el” . Era mi forma de dar a entender que no son mi obligación!!!!

  27. Estando de acuerdo en el fondo de lo que el artículo dice, sin embargo no puedo estar más distante a algunas consideraciones como que la culpa es de una sociedad machista o que las mujeres están discriminadas.
    A los hombres se les ha embrutecido y educado en la ausencia de compasión durante toda la historia precisamente con el fin de que se conviertan en máquinas de trabajar, y de ahí todos los problemas subsecuentes. Y esa educación ha corrido a cargo principalmente de mujeres.

    • Nada más que a favor de tu comentario. En esta desigualdad de géneros qué impacta en los roles se suele sobrevictimizar a la mujer, cuando si bien si ha sido injusto para su genero también ha sido muy injusto para el hombre.

  28. Yo tengo un marido maravilloso que piensa igual que tu y en gran parte tengo que dar las gracias a su madre, que es como mi madre “las adoro a las dos”, ella les crio a el y a sus dos hermanos sola porque el padre siempre estaba fuera trabajando y mucho, pero les crio pensando en esto que tu dices las tareas de casa no son una obligacion unica y exclusiva de las mujeres un hogar esta compuesto por tanto integrantes como tenga y todos pueden tranquilamente realizar todas y cada una de ellas. Es por esto que mi marido cambio, baño, cuido e hizo todas las tareas de casa cuando mis hijos estaban pequeños y ahora que son adultos siempre les repite lo mismo la casa debemos mantenerla limpia todos no es tarea exclusiva de su mama o mia.
    Te felicito por el articulo y te doy las gracias por el un saludo.

  29. Hola Alberto, muy de acuerdo con el artículo. Creo que hay que romper muchas barreras que tenemos ya ‘mamadas’ desde pequeño y que hacen que las descriminaciones sigan latentes en nuestra sociedad. Y como bien dicen muchos otros en los comentarios, el problema nace desde las propias madres, muchas de ellas machistas que por ejemplo piensan que sus hijos no son capaces de hacer tareas del hogar ¿harás las ‘cosas de casa’ ese niño? Pues tendrá dos opciones: se acabará peleándo con su pareja o tendrá que salir con otra mujer igual de ‘machista’ que su madre.

    La flexibilidad en la pareja es fundamental.

    Un abrazo y muy buen post.

  30. Lo mejor es dejarse de chorradas sentimentalistas, no tener hijos, viajar por el mundo y follar todo lo que se pueda. Esa es la verdadera felicidad. El resto son excusas.

  31. Hola me gusto el artículo mucho, y la verdad eso me pasa a mi, yo me he encargado de mis hijos y los labores de la casa no me pesa porque son mis hijos los amo, de vez en cuando hace algo, pero ni qué hacer

  32. PLAS PLAS PLAS!! (Aplausos).
    Estoy haciendo mi Trabajo de Fin de grado, a grandes rasgos de si sería beneficioso el ampliar el permiso de paternidad e igualarlo con el de la madre, y hacer unos permisos igualitarios, así como quiero también entrevistar a diferentes padres para ver que opinan sobre la modificacion/ampliación de los dias de paternidad con la LGSS 2007 que amplió a 15 días, y que si piensan que sería mejor más dias, menos, un permiso igual con las madres etc….
    Gracias por tu artículo, me ha llenado de ganas para poder seguir con mi TFG!

  33. Como buen psicologo deberias saber que tu caso es aun extraňo. Pues las mujeres siguen llevando el peso de la casa y los hijos en la mayoria de los casos. Porque? Los sueldos medios en Espaňa estan mejor pagados si eres hombre que mujer. Asi que muchas mujeres renuncian (error!!) a trabajar porque “mi marido gana mas”. En otros casos la mujer no desea trabajar en nada porque no tiene vocacion por nada y si trabaja lo hace porque hace falta dinero en casa. En cambio un hombre que vive de su mujer esta aun mal visto.

    Otra cosa: tu hablas desde el punto de vista de un padre casado aun con la madre de sus hijos. Como psicologo conocerasmiles de casos de mujeres que una vez divorciadas ven como su pareja rehace su vida con otra mujer teniendo la mitad de preocupaciones por su hijo. Cuando las parejas se separan muchos desaparecen y las responsabilidades ya no son iguales.

    Ojala tu ejemplo fuera lo normal y si algun dia te separas sigas comportandote asi.

    • “Los sueldos medios en España están mejor pagados si eres hombre que mujer”.

      De verdad Alicia, ¿te crees esas palabras?.
      Te invito a que mires cualquiera de los convenios colectivos publicados, más concretamente las tablas salariales de los mismos.
      La diferencia en los sueldos es por categoría.
      Se paga lo mismo a un hombre que a una mujer haciendo un trabajo de igual categoría; esto es así por LEY.
      Hacerlo de otro modo sería inconstitucional.

      Saludos.

      • Te invito, aún un año y medio después, a que compruebes el salario de dos personas, hombre y mujer, que realizan exactamente la misma labor.
        A lo mejor es que a mí me tenían manía, y aún trabajando en el mismo lugar, el mismo número de horas, mi sueldo era SIEMPRE, mes tras mes, inferior al suyo.
        Pero claro, ¿quién va a ir denunciando “pérdidas” de entre 50 y 100 y pocos euros todos los meses?

        La ley puede decir misa, que el que te paga ya sabrá qué incluirte en nómina o si se “pierden horillas” (Curiosamente, siempre las mías…)

        Las leyes quedan muy bonitas en el papel, así como lo escrito en este artículo. Muy bonito todo, muy mágico. Y el que no disfrute de esas paridad en casa, es porque no quiere, porque es masoca, estúpido o ambas cosas…
        Y así que según los aquí comentantes, sería cuestión de divorciarse de la persona a la que amas, porque es un escaquead@…
        Claro que sí, con dos cojones… (Y oye, me quedo tan fresco, porque total, esto es internet y aquí las verdades son absolutas, sobretodo las que digo yo…)

  34. En mi casa seguimos una filisofia de vida como la que explicas. Estamos muy contentos de transmitir esos principios a nuestros hijos y que sea algo normal.

  35. Leyendo el articulo Casi me creo tanta armonia de vida y del hogar, tengo 30 años y les quiero contar mi situacion, en mi hogar se vivio asi, mi padre hacia muchas tareas a pesar de que sus amigos los cuestionaban, el era independiente asi que disponia de su tiempo, mi mama tambien trabajaba, tenia una constructora con su hermano asi que tambien disponia de su tiempo, gracias a dios, bueno pues todo fue muy bien somos 2 hermanos el menor tiene 25 y los 2 crecimos con esta idea justa, sin embargo en el momento que nos casamos todo cambio con las ideas de nuestros padres, yo me case tengo 1 hija y viene el 2do en camino, en la plena confianza que tengo con mi madte que tambien es una de mis mejores amigas, les puedo decir que muy a menudo diacuto con ella por mi esposa, ojo, no es que se meta a pelearse ella con mi esposa, ella sinplemete me da su opinion y cuando conversamos de estos temas, dejenme decirles que su opinion ha cambiado mucho, ella cree que yo trabajo 12 horas y que me sacrifico por mi familia, q deberiamos tener roles y que hago demasiado… Mis conclusiones?? Sin ofender a nadie por favor.. Creo que las madres son el ser mas hermoso sobre la faz de la tierra, creo que el padre jamas lograra ser igual, creo que la madre tiene una conexion especial con los hijos que nunca podremos tener los padres, creo que las madtes son el pilar del hogar y que el padre va dando ejemplos… No creo que se trate de que es mi responsabilidad hacer ciertas cosas y ciertas no… Creo firmemente en que cuando encuentres tu pareja ideal y te cases, van a venir situaciones muy conplicadas y hay que llegar a acuerdos, asi de sencillo, acuerdos y repartirse las cosas que hay que hacer y llevaras una vida feliz con tu esposa e hijos, qe en el fondo es lo que mas importa, haga lo qe haga cada uno..

  36. Mi madre, mi padre, mis abuelos y la guardería criaron a mi hermana mientras unos trabajaban y los otros estaban jubilados. Primcipalmente, mi madre me crió a mi mientras era ama de casa y mis abuelos ya no vivían en la misma ciudad. Ahora mi padre esta jubilado y es amo de casa y pasea a su nieto mientras mi madre sigue trabajando.

    No es cuestión de genero o de quien ayuda a quien. No se trata de porcentajes y reparto equitativo de todo. Se trata de quien está disponible en ese momento para hacer las tareas y que cada uno aporte “cosas” a la casa. Sea dinero, limpieza, cocina, etc.

  37. Suscribimos mi marido y yo todo lo que dice. Llevamos casados 35 año y casi 20 impartiendo cursillos prematrimoniales. En ambos casos, en el primero desde la experiencia de nuestro matrimonio que con la ayuda de Dios siempre ha ido bien, y en el segundo tratando de llevar a los jóvenes nuestra experiencia. Porque la familia es de los dos por tanto los hijos son responsabilidad de los dos, las tareas de la casa de los dos … no al 50/50 porque si uno está en casa más tiempo se ocupará de más

  38. Estoy encantada con el comentario, se diria que me ha estado escuchando, hoy precisamente he tenido una convesación sobre ese tema.
    Una decia: pues mi marido hace muchos dias la comida, otra:pues el mio tambien limpia y plancha, la tercera: a mi me trata como una reina, me ayuda en todo.
    !REFLEXIONEMOS UN MOMENTO! las dije; os imaginais a un grupo de hombres haciendo estos comentarios: mi mujer me ayuda a limpiar la casa, pues la mia me friega los cacharros, y la mia me tiene la casa como los chorros del oro.
    Cuando consigamos que no sea algo extraordinario que haya que comentarlo el que un hombre realice ciertas tareas, y sea algo extraordinario que una mujer !NO REALICE ESTAS MISMAS TAREAS! entonces habremos conseguido la !!IGUALDAD!!.
    me hierve la sangre cuando oigo la palabra “AYUDA” en este tema. Un saludo.

  39. Yo diria que me has estado espiando.
    Mi conversación con unas mujeres. Dice una: mi marido me ayuda en todo, otra: pues el mio muchos dias hace la comida, la siguiente: pues mi Manolo no es nada machista, hace todo lo que le digo
    Con este tipo de comentarios me hierve la sangre. Reflexionemos las dije, imaginemos la conversación entre hombres; ” mi mujer hace la comida; pues la mia, dice otro, me limpia los cristales; el tercero dice: mi mujer tiene la casa como los chorros del oro”.
    Cuando consigamos que no sea algo !EXTRAORDINARIO! que un hombre comparta cualquier tarea del hogar, y si sea !EXTRAORDINARIO! que una mujer no realice las tareas hogareñas, ´será entonces cuando habremos conseguido la “”IGUALDAD””.
    UN SALUDO Y ENHORABUENA POR COMPARTIR ESTAS REFLEXIONES.

  40. Clap Clap Clap!!! Me encanto la redaccion del hecho. Soy hombre, padre y futuro nuevo padre en unos meses, y si bien opino igual que vos, me hizo refleccionar la claridad con que lo planteas. Un abrazo desde Bariloche!!

  41. Hola Alberto, me ha hecho mucha gracia este post por un simple motivo, es lo mimo que me ha ocurrido a mi estos dos últimos 2 años y medio. Yo ayudo, según dicen por ahí.

    La realidad es que, por motivos laborales, aunque los dos tengamos el mismo horario, de 8:00 a 17:00, yo he salido a mi hora y mi mujer no, por cosas de ERES que por suerte ya han pasado, carga de trabajo y cosas similares, a fin de cuentas vivimos en un país presensialista en eso del trabajo.

    Pues bien, si hacemos computo de responsabilidades yo acapararé un 70%. En mi trabajo yo he sido el que ha ha salido antes para ir al médico cuando ha hecho falta, me lo he podido permitir sin represalias, mi mujer no, pero aún así, en su trabajo, a ella y otras compañeras, las dicen tan tranquilamente (a todas) que como ellas pueden irse en mitad del trabajo para cuidar a sus hijos …, pues eso, que se lo creen aunque no sea cierto.

    Pero esto es más profundo, en el pasado día de la madre, viendo la tele, coemnté a mi mujer que pensase en los tipos de anuncios de ese día y los comparase con los del día del padre. En los del padre siempre sale un niño ya crecido que busca ayuda y consejo en su padre, o un rato para jugar cuando este llega a casa, siempre se orientan al soporte que el padre da al hijo; el padre hace hueco en su vida al hijo porque le quiere mucho, pero, curiosamente, en el de la madre, el mensaje cambia y viene a decir que la mujer deja de ser persona, que ya son 2, que ya no es ella como fue antes y ahora tiene que proteger y cuidar como a sí misma al retoño, que es una extensión de ella misma, y para refendarlo siempre son bebes o niños pequeños los que se muestran.

    Mi mujer me dijo que sí, que viendolo así era cierto, que nunca lo había enfocado de ese modo y que era verdad lo que nos transmiten, ¿cómo no vamos a vivir en una sociedad patriarcal?. Al final el hombre, si no sacrifica su tiempo con el hijo para trabajar o desarrollarse, se siente culpable, y la mujer al reves, si no sacrifica su vida por el niño, se siente más culpable aún.

    Un saludo.

  42. Alberto eres un crack. Sigue explicando la vida como es, ni bien ni mal, solo como es.

  43. El artículo tiene el mérito impresionante de haber denunciado los prejuicios del lenguaje más habitual que rodea a la crianza y el hogar. ¡Enhorabuena!
    En este artículo de blog, aquí abajo, incido, como han hecho otras, en el punto ciego (¿prejuicio?) que se le ha escapado a Alberto.

    https://eticaypsicologiahoy.wordpress.com/2015/06/18/a-proposito-del-viral-yo-no-ayudo-a-mi-mujer/

  44. CHAUUU te amé!!!! como lo explicas es genial!!!! amo la igualdad a veces me cuesta tannnto conseguir que se de y veo a otras mujeres aguantar cada cosa solo por que creen que el hecho de ser mujeres y madres las hace responsables de todo.

  45. Simplemente, sin palabras.

    Me ha encantado, sobretodo “que no es tarea de uno o del otro si no responsabilidad de los dos”.

    Un saludo

  46. tengo 27 años, mi madre trabajaba mucho (2 lugares) y algunas veces papa trabajo como independiente, estuvo fijo o estuvo sin trabajo, casi siempre que se pudo me llevo y trajo del cole, me baño algunas veces y yo misma preferia que el me peinase (pues jalaba menos de las mechas).

    de la cocina normalmente se encargaba una de las empleadas ya que ambos padres trabajaban, igual de muchas tareas del hogar o de bañarnos.

    Luego mama leia mejor los cuentos que papa (me los leia con todo y las canciones de disney) y yo preferia que ella me hiciera masajes y rascara la espalda antes de dormir (las uñas largas)

    hoy tengo 3 bebes (3 años, 15 meses y 1 mes); normalmente mi esposo trabaja como independiente, pero lleva al mayor al cole y yo lo recojo, yo preparo el almuerzo si es que el trabaja si no lo hiciera cocinamos 1 dia yo y 1 dia el (le enseñe a hacerlo cuando nos casamos) el resto de cosas lo vamos haciendo conforme sea necesario y quien este y/o pueda.

    los niños son muy inteligentes y ellos piden quien quiere que le haga que cosa… ya veran los que tienen bebes y nosotros tratamos de responder conforme a ellos lo requieran.

    Excelente post

  47. Súper aporte…gracias a Dios mi esposo sabe bien que yo no soy su nana xD, así le dije cuando nos casamos, y el no se hace dramas en limpiar la casa, lavar loza, cocinar (incluso cocina bastante mejor que yo )..y de hecho siempre hablamos que es ese el ejemplo que queremos darle a los hijos el día en que decidamos ser papas….somos otra generación…somos matrimonio y nos apoyamos… 🙂 feliz por tu articulo 🙂

  48. Juan Carlos Villarroel

    Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices; pero, me queda una duda. Porque ofenderse cuando a uno lo alagan por ser de una manera que, lamentablemente, sigue siendo rara? No veo que te pueda ofender. Si es a menudo que sucede es porque aun falta mucho para que eso sea de lo mas común. Y seguiras recibiendo alagos, sobre todo de damas que les toco vivir de una manera muy diferente. Felicidades por el articulo. Un saludo.

  49. Totalmente de acuerdo con esta manera de pensar. Por lo mismo se me hace ridículo cuando las mujeres consideran que los quehaceres domésticos deberían considerarse como un trabajo. Solamente están limpiando el lugar en el que viven. Sí, estos trabajos se deben repartir, pero no es ni de cerca un trabajo

  50. Como la gente que defiende la igualdad suele defender también la libertad de expresión me expresaré. La biología es mejor que la psicología, porque tiene millones de años de evolución. Hombre y mujer no son biológicamente iguales, y por eso no deben hacer las mismas funciones. Deben hacer aquellas funciones para las que sean biológicamente mejores. La idea de que una función es de más rango que otra la pone nuestra mente enferma y es nuestro juicio el que está ‘mal’, no los roles. Es nuestro juicio lo que hay que cambiar. Por otro lado creo que va siendo hora de que alguien diga que la ola de igualitarismo que nos invade desde hace años es alentada por la élite porque una sociedad donde las decisiones de las mujeres pesen tanto como las de los hombres es más manejable. Y esto es así pq las mujeres son por lo general más gregarias y más sumisas, y esto no es cultura, es biología y no cambiará. Y no me maten porque sea así, porque yo no he dicho que sean defectos. Hablemos y entendámonos, pero con conciencia. Y no violentemos a la biología y menos porque a unos pocos les salga la cuenta. Violentar a la biología es enfermar y a mi me gusta la salud. Así que cada uno su rol: el hombre a cazar mamut y proteger la cueva, la mujer a ciuidar y alimentar la prole y a organizar la cueva. En los zurdos al revés. Y si el poder aprieta, tranquilas chicas, los hombres y las zurdas haremos la revolución. Y si morimos, las mujeres y los zurdos levantarán el país de sus cenizas. La biología es sabiduría. La tele, basura, y la cultura difundida por ella, también.

  51. Muy buen Artculo, y claro Como hoy en dia muchas parejas y matrimonio aun viven sumisas al pasado y contumbres la unica forma de que cambie eso es que todos tengan una information o education y que entiendan q una relation en especial con hijos es una responsabilidad y no una obligation .

  52. Muy buen articulo, y claro Como hoy en dia muchas parejas y matrimonio aun viven sumisas al pasado y costumbres la unica forma de que cambie eso es que todos tengan una information o education y que entiendan q una relation en especial con hijos es una responsabilidad y no una obligation .

  53. Me encanta…lo compartimos y vivimos así..solo una cuestión que me hace mucho ruido…”Mi” mujer??? Propiedad de quien??? Saludos!

  54. Estimado Alberto.
    Mi nombre es Loreto, soy una mujer Chilena mamá de dos niños una pequeña de 4 y un niño de 1 año 6 meses.
    Ayer en Facebook un amigo compartió una publicación “Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de la casa” me interesó el tema de inmediato y leí el articulo entero.
    Déjame contarte que termine llorando de emoción, aun hoy que te escribo me emociono; nunca nadie había podido describir de forma tan clara todo mi sentir, todo lo que siempre he pensado de formar familia y hacer pareja, me emocione aun mas cuando supe que el articulo había sido escrito por un hombre.
    Siento que no estoy equivocada, que voy por buen camino, lo que expresas es justamente lo quiero que mis dos pequeños aprendan y estoy trabajando para ello.
    Alberto te agradezco profundamente por tocar estos temas, por darlos a conocer.
    Seguiré atenta a tus publicaciones.
    Un gran abrazo desde el final del mundo.
    Lore.

  55. CON ESTO DE ESTAR TRATANDO DE QUE NUESTROS HIJOS E HIJAS CREZCAN CREYENDO EN ESTA IGUALDAD, LO ÚNICO QUE LOGRAMOS ES CRIAR PAPARULOS QUE HACEN SUFRIR A NUESTRAS HIJAS. ESTAMOS CRIANDO ADOLESCENTES DE 30 AÑOS. ESTAMOS CRIANDO IDIOTAS E INSENSIBLES QUE EN VEZ DE DEFENDER COMO HOMBRE LLORARA COMO NIÑA EN LOS RINCONES.

  56. ridículo. q tienen q ver las cosas d la casa con seres humanos??? es cierto q si la mujer no labura q aporte siendo eso, ama d casa, y el otro q no haga q sea una sirvienta levantndo cada miga q tira al piso porq le importa poco porque él al fin y al cabo no limpia, ni tampoco está obligada a limpiar el meo del inodoro por las mismas razones… Pero la crianza de los hijos tiene que darse entre los dos. sino la tarea de ese supuesto padre no es de padre sino de proveedor de dinero y semen.

  57. Alberto, me gusta y valoro que existan hombres que entiendan que en un hogar las responsabilidades son de dos. Y me parece súper bien la idea de que ambos deben ser equilibrados en cuanto al repartir las tareas del hogar. Pero por mi parte, creo que el reparto equilibrado llega sólo hasta el reparto de las tareas, no así de las responsabilidades. Me explico; ambos padres siempre tendrán la responsabilidad de ser padres en igual manera, y no porque uno trabaje más que el otro quiere decir que puede eximirse de parte de esta responsabilidad. Y discrepo bastante con el ejemplo que pones en que uno de los padres pudiera llegar al medio día después del trabajo y el otro después de 12 horas de lo mismo; me parece que es muy, muy difícil que un padre/madre que trabaja 12 horas (lo cual significa que practicamente no ve a sus hijos en el día, tampoco a su esposo/a), pueda ser un ejemplo efectivo para sus hijos y pueda realmente “educarlos” de manera positiva. Realmente lamento que los padres piensen que sus intereses pueden siempre estar por encima de las necesidades de sus hijos, porque sinceramente creo que 12 horas de trabajo claramente demuestran este punto. Sé que tu intención fue ejemplificar tu punto de vista simplemente, pero me parece justo y necesario realzar el punto que ahora comento, ya que para mi (y tal vez para muchos más) gran parte de los problemas y dificultades que sufren los niños durante su desarrollo radica en que no tuvieron un referente claro de padre y madre a quien recurrir en el momento preciso, y no solamente cuando el padre o madre no esté cansado por sus arduas 12 horas de trabajo. Mis saludos y agradecimientos por compartir tu opinión que es tan valiosa para muchos.

    • Oziel,

      12 horas de trabajo que impiden ver y educar a los hijos, no siempre son pura ambición e interés de un progenitor en su carrera, a veces (muchas) para muchas familias 12 horas de trabajo son una necesidad para llegar a fin de mes.
      Y por cierto, ver a un padre o a una madre trabajar 12 horas para sacar adelante a una familia es también un gran ejemplo.

      Saludos.

  58. Un gran artículo, te felicito!!! Es la verdad y realidad de hoy. Es increíble como hoy en día hay mujeres jóvenes que me dicen cosas como “mi marido por lo menos no me pone chismes” o “el como va a limpiar, si no sabe”. Yo también enseñaré a mis hijos que nada es de nadie por su género. Además su padre tiene muy claro que en casa somos un equipo y todo es responsabilidad de ambos. Nos repartimos como podemos, según nuestro tiempo y habilidades .
    Un abrazo

  59. Desde qué volví a laborar, no me canso de escuchar las historias de mi esposo como : fui con los niños a comer y unas señoras me observaban, hasta que se acerco una y me dijo “y la mama de los niños?” Y mi esposo le respondió “ella no está con nosotros “.
    Jajaja muero de risa !!! La señora puso cara de susto y dijo lo ” siento mucho ! ” Y mi esposo no aguanto la risa y le dijo “si esta trabajando” y la acompañante de la señora soltó la carcajada .
    Esta respuesta se l ocurrió por que van muchas veces que se acercan a el. Y ahora lo toma en forma de burla hacia ellas , las mujeres ! Son en mayor parte culpables ! Por dejarse y por educar a sus hijos diciendo ” tu tienes que trabajar y proveer a tus hijos y esposa mantenerla y bla bla !
    Me gusto tu artículo excelente!!!!
    En una de esas mi esposo liga usando a los hijos de señuelo ! Jajaja

  60. Excelente artículo tocayo. Leyendo este como el otro (El papel del padre en la lactancia e inicio de la crianza), me recuerda todo lo que pasa en mi hogar y en mi vida.

    No voy a entrar a valorar el léxico ni tuyo, ni el de las demás personas, así como tampoco voy a valorar quien tiene o quien no tiene la culpa de algo, al fin de cuentas, ¿Adónde va la lengua? Adonde duelen las muelas
    Desde que empecé a convivir con mi pareja, sabía de antemano que las “labores” domesticas es cosa de todos, será que (como unos comentarios más arriba) en casa de mis padres teníamos la frase de: “todos vivimos, todos hacemos”, en mayor o menor medida, pero, siempre se ha hecho algo.

    Por tanto, fue tener mi propia casa y ya sabía que debía hacer, y más cuando nació mi hijo.
    Nuestro horario en sí, es poco favorable, y al final, cada uno tiene unas labores asignadas (que no quita que no se hagan las otras si es menester), pero eso no quita que no esté ni yo tumbado en el sofá mientras ella hace todo, ni al revés.

    Y como mi caso (o el de bastantes más de los que aquí se hayan o leen y no comentan) hay más de los que suponemos, y por suerte, es porque vamos cambiando en mentalidad.

    Mi mujer ganas más que yo, ¿Y? mejor para ella, mejor para mi, mejor para la economía de la casa. ¿Qué yo tengo más libertad en el trabajo para hacer las compras “frescas”? mejor para mi, para ella y para el niño, compra diaria, no se queda el niño sin la merienda si la mortadela del super se ha gastado.

    ¿Qué yo he podido reducir la jornada laboral durante 9 meses? Mejor para mí, mejor para mi hijo, para los abuelos y para mi mujer que estaba menos saturada de quehaceres y podría pasar más tiempo con el niño.

    Con todo esto no quiero decir que el que ha escrito el artículo, o los que han puesto comentarios parecidos o, el que suscribe este texto, seamos los mejores hombres del mundo, como todos, tenemos muchos defectos (y en mi caso, miles), simplemente, copiando algo escrito anteriormente: Todo esto se llama CONVIVENCIA.

  61. Y que pasa cuando esto no lo entiende la mujer, cuando parece que el compartir las tateas del hogar y el cuidado de los hijos es un castigo, en pocas palabras, actua como sifuera un macho de hace 80 años .
    Alberto si tubieras a bien regalarme un correo, pues megustaria platicar mas sobre este tema y contactar para posible terapia

  62. Hola Alberto, me encanto tu articulo 🙂

  63. A mí tampoco me ayuda mi marido, me ha gustado lwer exactamente lomque pienso.

  64. Me ha encantado este post.. soy de Mexico y aqui la cutura machista se ha dado por anios….

    Yo, en este momento, llevo meses dandole vuelta a un asunto relacionado con esto.. seguido escucho que la falta de la mujer en casa es la que ha llevado a indices altos de violencia.. es decir, si la mujer trabaja y deja a sus hijos en estancias o guarderias, es casi seguro que se estan gestando adultos en problemas.. no se que pensar, porque en parte le veo razon… pero tambien, no creo que todos, absolutamente todos estos ninos que hoy se quedan en estancias y guarderias sean los peores ciudadanos en un futuro..

    Veo que muchos han comentado y me interesaria muchisimo recibir de todas las opiniones acerca de mi cuestionamiento.. ya que, como les digo, estoy en un dilema., ya que yo misma trabajo y constantemente me siento culpable y senialada.. pero acepto todas las opiniones, incluso aquellas que no sean como la mia..

    Saludos

  65. Con orgullo y llena de alegría, comparto con Ustedes que tengo a mi lado unn gran hombre que piensa que las responsabilidades son de ambos, que NO me ayuda sino asume con gusto y responsabilidad las tareas de la casa y de nuestro bebé

  66. Felicidades por el articulo y, la controbercia que sucito.
    Estamos DES-APRENDIENDO lo APRENDIDO .
    Nunca es tarde para enseñar RESPONSABILIDADES a quienes en un seno familiar o de pareja convivimos.
    NADIE NACIMOS APRENDIENDO, todo es sobre la vida y el camino.

  67. Comparto tu visión siempre que nos encontremos en un contexto en el que trabajen ambos cónyuges. Como tu bien dices hay que hacer un reparto equitativo de las tareas del hogar, y, al menos para mí, me parece justo un reparto de 100-0 si uno de los dos cónyuges no trabaja.

    Es decir, digamos que nos encontramos en una famila en que por la situación en la que vivimos el padre se encuentra en paro. No me parece lógico ni normal, que la madre, tras pasarse 8 horas en la oficina, encima tenga que llegar a casa y hacer la cena. Y lo mismo al contrario, si es el padre el único que trabaja, tampoco me parece justo

  68. Muy bien, soy padre y estoy a tope con este texto, la igualdad de la mujer es una patraña y la palabra padrazo algo a eliminar.
    Te invito a escuchar este podcast dónde resumimos un evento y tratan este tema en una de las partes.

    http://cuandolosninosduermen.com/11-especial-evento-gestionando-hijos-educarmejor/

  69. Elisabeth Hospedales

    Felicidades Alberto,

    Un artículo buenísimo. Totalmente de acuerdo contigo. Todavía me hacen eco los comentarios de cuando he viajado por trabajo (o por placer): “¿Con quien dejarás a los niños?””Que suerte poderlos dejar con su padre, que buen padre”…. ¡¡¡ Increíble!!! Cuando mi pareja viaja, NADIE le pregunta con quien dejará a los niños, y mucho menos le dicen: “Que suerte poderlos dejar con su madre”… Y así con muchísimas otras cosas….
    Bueno, un gran artículo del que podríamos sacar muchísimos temas!!!! Te felicito.

  70. Muí cierto buena refrexion

  71. Siento decirte que el mundo está más contaminado de lo que pensamos. En casa tampoco nadie “ayuda” a nadie. Desde pequeños nuestros hijos han crecido viendo a los dos haciendo por igual y ya dos de tres de nuestros hijos me han dicho “perlas” del estilo que fregar es mi trabajo por ser mujer. De dónde lo sacan? Ni idea, no están más que en casa y en el cole…O frases como llorar es de chicas, soy un machote…queda mucho trabajo por hacer. Esto mal comparado es como los piojos, de nada sirve que lleve a mis hijos limpios mientras los demás van infestados…en fin, por lo menos queda la satisfacción de intentarlo 🙂

  72. Alucinación !!!!
    Estoy luchando hace casi 16 años, por esa anciada igualdad ,o podría decir cercanía en el reparto equitativo de tareas. Hoy mismo tuve un monologo en cual volví a solicitar ayuda y la distribución de tareas …Ya no digo una mísera colaboración, ni nada que se asemeje a ello, que. Tristeza …..es inviable, imposible , tengo 3 hijos 21, 9, y 7 años, jamás me han ayudado ni una vez en la vida ningún familiar ni suegros ni nadie es patético y mi niño pequeño entre todo esto es autista, yaya!,,,cuantas cosas no!
    Las tareas, las terapias, los parques , las compras , reuniones del colé, los baños , los médicos , los viajes en carretera, las comidas, los juegos , las lecturas , las correcciones, las extra escolares , las tareas TODAS las. Tareas de la casa , la fontanería , la pintura , los arreglos en general absolutamente todo lo hago sola …..la vida entera….I
    Estoy acabada, triste undida y no puedo enfermar estoy sola aunque parece ser que tengo un marido y padre de mis hijos …Eso parece …ya no lucho ..lo que dure.
    Un abrazo a todos. Y gracias. V.

    • Estimada Señora,
      Creo que Usted es a indicada para hacer unas consultas, y espero no molestar con esto, pero mi situación con mi esposa realmente me tiene desconcertado y no sé si estoy haciendo mal y soy el peor marido del mundo.

      Agradeceré, si me contesta, lo haga con toda franqueza pues creo que lo mejor del anonimato o no conocernos, es que puede decirme las cosas tal cual como son.

      Verá, tengo mi esposa ya 10 años y gracias a Dios dos hijos. Mi primero hijo de 10 años ya, y mi segundo de 4 meses apenas. Debo aceptar que cuando nació mi primer hijo, fui un completo idiota, mi esposa aun estudiaba en la Universidad y yo no dedicaba nada de tiempo en mi hijo, salía de parranda y llegaba muy por la noche, me interesé en otras mujeres y me terminé separando. Mi esposa para terminar de estudiar llevó a nuestro hijo con mi madre, pues ella (mi esposa) no tiene madre ni padre, hasta que termine la Universidad, lo cual le llevó 2 años que mi hijo vivió con mi mamá en otra ciudad diferente a la que vivíamos mi esposa y yo en ese momento. Íbamos a ver a mi hijo, cada quien por su cuenta, en los fines de semana y en fin, así pasamos como 3 años hasta que gracias a Dios, recapacité, ABRÍ LOS OJOS, y volví con mi esposa…. Fue difícil, pues luego de estar separados 3 años, era como una relación de recién conocidos, sin embargo le pusimos mucho empeño y hemos estado bien ya 5 años.

      Ahora vino nuestro tan anhelado nuestro segundo hijo, luego de 10 años de varios intentos fallidos, Dios nos bendijo con nuestro segundo hijo y pues creo que ahora, no me parezco en nada a como era antes, ahora si dedico tiempo a mis hijos y a mi esposa.

      En este punto, debo aclarar algo. A diferencia de mi primer hijo, cuando mi esposa estudiaba y yo trabajaba, y llegábamos a la casa a la misma hora y le dejaba la responsabilidad a ella, ahora debo indicarle que mi esposa ya terminó sus estudios, pasa solamente en la casa cuidando de nuestros hijos, incluso las cosas de la casa no las hace, pues contraté a una señora que nos da el servicio de limpieza y cocina (3 comidas), de lunes a sábado, es decir, mi esposa se dedica única y exclusivamente a cuidar a nuestros hijos.

      Aun con la empleada y considerando que ella no hace las labores de la casa de limpieza, barrer, lavar la ropa, planchar, tender camas, cocinar, etc. etc. etc, pues todo esto lo hace la señora contratada, me dice que cuando yo llego del trabajo, debería dedicarme a mi hijo de 4 meses para darle un descanso a ella, y en parte si lo hago, pues entiendo que ella ha de estar cansada de cuidarlo durante todo el día, así que colaboro cargándolo, calmándolo cuando llora, bañándolo, cambiándolo de pañal y haciéndolo dormir durante las noches, sin embargo también me reclama que no me levanto en las noches para consolarlo cuando mi bebé se despierta, y que “le dejo toda la responsabilidad a ella”, entonces ahí vienen mis dudas…. realmente soy malo o ella está un poco equivocada.

      He visto en muchas de las conversas de este foro, que tanto la mujer como el hombre trabajan y llegan a casa y ahí entiendo que lo más obvio es repartirse 50/50 las responsabilidades, pues por ejemplo al siguiente día los dos deben levantarse temprano para irse a trabajar, pero en mi caso, en que yo soy quien trabajo y suministro la economía en mi hogar, realmente hago mal en decirle a mi esposa “por favor, déjame dormir que mañana debo levantarme para ir al trabajo”????.
      No creo que las cosas de la casa sean solo de la mujer, pues cuando viví de estudiante, yo hacía todo para mi mismo, pero le he dicho a mi esposa que ella haga cuenta que ese es su trabajo y su manera de colaborar con el hogar, yo trabajo en la empresa (para un tercero) y ella trabaja en la casa, y encima más, no haciendo las cosas de la casa, sino solamente cuidar a nuestros hijos. Ella me dice que porque no tiene a sus padres, siempre es más difícil, pero yo le digo, con mucho cuidado para que no se moleste, que en el mundo hay muchas mujeres que seguramente también no tienen a sus padres y que probablemente no tienen ni marido ni alguien que les ponga una sirvienta todos los días de la semana, y que probablemente si han podido salir adelante, y ella siempre lo toma por mal lado y se enoja conmigo porque dice que “no la comprendo”…. Entonces realmente estoy dudando de que si estoy haciendo mal las cosas.

      Yo me he puesto a pensar, salgo de casa desde las 7am y llego a las 7pm, de lunes a viernes, llego relativamente cansado y cuando llego a casa, debo atender a mi bebé, porque ella dice que es responsabilidad de los dos, así que en teoría sigo trabajando igual que ella. Los fines de semana, también me dice que lo cuide porque yo no paso con él todos los días, y lo hago con gusto, pero mientras yo lo tengo ella descansa…. y ahora bien, yo me pregunto…. yo cuándo descanso???de lunes a viernes trabajo hasta la noche y llego a casa a seguir trabajando en el hogar. Los fines de semana trabajo en lo que trabaja mi esposa de lunes a viernes, que es el cuidado de mi bebé…. y entonces…. cuándo tengo tiempo para mi??

      Realmente no sé si estoy siendo egoísta con mi esposa o tal vez ella me está pidiendo más de lo que yo puedo o debo dar.

      Agradecería mucho me diera su punto de vista.

      Gracias.

      Oscar.

  73. díselo al juez cuando tu mujer te dé la patada…

  74. Yo no tengo hijos aún, pero mi relación con las tareas de la casa es: Nunca es suficiente. Jamás, hagas lo que hagas.

    Friego toda la vajilla, pero cuando mi mujer llega a casa encuentra el vaso que he usado para beber agua encima de la cocina y me dice “¿dejaste este vaso sin fregar?”. La montaña de cosas fregadas a metro y medio es invisible. Lo importante es ESE vaso.

    Hoy: Me levanto, le hago el desayuno, hago dos lavadoras que tiendo y destiendo, le tengo preparada la comida para cuando llega de trabajar y cuando terminamos de comer agarra a su perro y se va a darle un paseo de hora y media. Mientras me siento en el ordenador y cuando vuelve me pone mala cara porque no he fregado (aún, porque lo suelo hacer mientras ella se ducha). Mi respuesta fue “¿y tú? ¿Has fregado tú?”. En el sentido de ¿por qué tú puedes irte a la calle dejándolo todo sin fregar y yo no puedo sentarme durante ese mismo periodo de tiempo con el ordenador?

    Lo gracioso es que mi mujer viene de una familia muy tradicional donde el padre lo único que hace en la casa es cocinar pero sólo porque es de buen comer, pero no toca un fregona, ni la lavadora, ni una pinza de la ropa, ni la plancha, ni una bayeta, ni friega absolutamente nada. Sus hermanos lo mismo. Y ella los adora a todos y no les echa en cara que la madre se lo cargue todo ella, nada de “mi familia machista”.

    Conclusión: Me la ahorro porque es muy poco compatible con la corrección política.

    • Una vez leí la frase “amate a ti mismo, para poder amar a alguien más”, según decía, cómo podemos decir amar a alguien si no nos amamos nosotros mismos, permitimos bochornos, malos tratos, etc y es que en una sociedad machista está bien visto que la mujer sea “la que comprenda q el marido/novio es el que se cansa, el q sale con amigos, el que tiene errores y hay q comprenderlo”, por otra parte está el mal llamado “feminisno”, que a mi parecer, ellas creen que el ser feminista es cambiar los papeles de hombre por mujer, siendo ellas las que “mandan y oprimen”. Algo que me funcionó bastante bien y luego de leer un par de artículos acerca de “relaciones dependientes”, fue el analizar la relación, ver pros y contras, y la gran pregunta “en que me edifica”, que hace que valga la pena seguir en esta relación, “recibo el mismo amor y entrega que la que doy?”, “está la persona dispuesta a apoyarme como yo lo estoy?”, “realmente merezco esto?”y la frase que me sacó de ese circulo en el que me encontraba “Yo valgo mucho”. Fue el punto final de muchos años de una relación tormentosa y el inicio de la búsqueda de mi verdadero yo…….3 años después soy felizmente casada con un hombre maravilloso, con el cuál lo da todo por mi como yo por él, ambos trabajamos y compartimos las labores del hogar, el cuidado de los niños y de un cachorrito que adoptamos del refugio. Saludos.

  75. Me encantó leerte. Te doy toda la razón. La gente suele decir, “ayudas a tu mujer”, pero no se dan cuenta que no es responsabilidad de la mujer todo con respecto a la casa y a los niños, sino que es responsabilidad de ambos, y nadie tiene que ayudar a nadie.
    Cuantas mujeres he conocido que llegan a casa de trabajar, despues de estar 10 horas fuera de casa, y tienen que ponerse a limpiar, ir al supermercado o planchar, mientras el marido simplemente despues de trabajar llega y se tumba en el sofá a ver la tele. A veces pienso que para muchos hombres de esta manera es super comodo estar casado. Ellos trabajan igual que trabajarían siendo solteros, pero a cambio tienen, una mujer que en el caso de que trabaje tambien aporta mas dinero lo que implica calidad de vida, una casa limpia, una comida hecha, la compra hecha, la ropa lavada y planchada, en el caso de que haya niños tener la alegría de ellos aunque luego no los cuide, y por ultimo la compañia de una mujer en todos los aspectos, incluso en el sexo claro. Los hombres en esta posición ganan con el matrimonio, por eso jamás entenderé porque algunos siguen utilizando la expresión de “esta mujer me quiere cazar”, cuando al final la que sale mas perjudicada, cansada y llena de trabajo es la mujer, algunos con esa actitud deberian estar agradecidos que una mujer quiera dar la vida por ellos, en vez de estar quejandose todo el día, claro, luego al final las acaban perdiendo y luego dicen que las mujeres son malas y etc. cuando ellos no movieron un dedo por ellas, en fin..
    En mi familia yo nunca he podido contar con mi padre para casi nada, aparte de lo economico, no queria hablar conmigo, ni pasar tiempo conmigo, ni me ayudaba a nada, ni me escuchaba, ni le importaban mis problemas. Yo nunca estaba con él, ni él tenia interes de estar conmigo. En sus ratos libres o el fin de semana, prefería dedicarse a sus hobbies, a ver el futbol o a hacer cualquier cosa, en vez de estar con sus hijos, porque yo creo que él siempre creyó que los niños son asunto de las madres.
    Entonces he crecido siempre con esa tristeza de no poder compartir momentos con él, de no poder hablar con él, de tener esa confianza, de sentir que me comprende. Es triste pero ni yo le conozco, ni el me conoce, digo en el plano mas profundo, nos conocemos superficialmente, lo que aparentamos, lo que creemos que somos, pero para conocer a una persona debes pasar tiempo con él, escucharle y abrirte a esa persona. A veces pensaba que eramos solo compañeros de piso, nos cruzabamos y no me preguntaba que tal, a veces ni me saludaba, siempre parecia enfadado, siempre estaba con sus cosas en su cabeza y nunca valoró algo tan hermoso como el hecho de tener tres hijos. Perdio la oportunidad de disfrutar de sus niños, y ahora ya somos mayores, y ya todo es distinto, sigo sin poder contar con él, lo he intentado, coger confianza, que me conozca, pero es imposible, se cierra, es del tipo de persona que solo quiere hablar de si mismo, de sus cosas y de sus problemas, no le importan los demás. Lo unico bueno es que ha sabido hacer bien su papel, ser el proveedor de la familia, y nunca nos ha faltado nada economicamente, pero siempre he tenido ese vacio emocional, esa falta de figura paterna. Tampoco ha ayudado en la casa, siempre era todo responsabilidad de mi madre, a no ser que ella estuviera muy enferma, y él “la ayudase”, sino era obligación de ella. Mi madre tampoco se reveló ni quiso cambiar las cosas, con lo cual tambien fue culpa de ella, acepto su papel sin quejarse.
    Ahora busco hombres tiernos y dulces y comprensivos. Todo lo contrario a él, ojalá conociera a un hombre como tú, pero solo conozco ultimamente hombres machistas y orgullosos, les importa mas la sensación de poder ante una mujer, que realmente amarla. Tal vez algun dia tenga suerte, pero sabiendo que hay otro tipo de hombres, quiero esperar a que llegue alguno asi a mi vida, soy muy sensible y necesito tener a alguien que aparte de mi marido pueda ser mi mejor amigo y contar con el para caminar juntos en la vida, no tener a un desconocido al que no le importo como un mero compañero de piso, paso de eso
    Un saludo

  76. Te equivocas, y quien nos ayuda en el trabajo? Nadie, se rompe algo de la casa tenemos que hacerla de gasfitero, carpintero, electricista etc, y nadie nos ayuda,? apoyo en labores domesticas tb pero llegue a entrar a la cocina una vez, pero la mujercita se levanta tarde y me dice que no le gusta hacer estas cosas…pero las hace tarde. Le reclamas y vienen estos problemas.

  77. Yo no solo culparia al machismo, sino a la ideología con la que se educa a hombres y mujeres en el hogar, los modelos familiares, la mamá cria a los hijos y el papá es el proveedor, el hombre no ayuda en la casa, pero también hay casos de mujeres que piensan que su marido debe mantenerlas asi ella también trabaje, la equidad debe no solo mostrarse en los quehaceres del hogar, sino en el apoyo económico que deben darse, en las parejas que elijen que solo uno debe trabajar, el marido debe ganar un buen sueldo se entiende que hayan decido eso, pero cuando no alcanza el dinero es necesario que la mujer trabaje, es una pena escuchar a una cuñada que solo el papá es quien debe mantener a sus hijos y que le ayuda solo por hacerle un favor, es claro la ideología de la familia el hombre debe mantenerte aunque trabajes, el modelo familiar mi hermana hace eso, mi cuñada lo hace, mi mamá hizo eso.

    Esas ideas la encuentras en varios ambitos incluso hasta la universidad llegue a escuchar a compañeras que iban a trabajar hasta encontrar marido que las mantenga, yo me veo al espejo y digo yo pienso diferente porque vi a mi madre trabajar desde los 11 años, apoyar al hogar economica y moralmente, y quiero hacerse eso, quiero ganar mi propio dinero y que nadie me mantenga y que los gastos, los quehaceres del hogar, la crianza de los hijos sean equitativas, todos colaborar en el hogar, pero si en la familia se enseña lo contrario o mantiene una ideología asi, dificilmente se puede cambiar, pero como decia alguien arriba, si no se ponen claras las reglas del juego antes del matrimonio, se pueden presentar estos problemas mi marido no me ayuda y mi esposa no quiere colaborar economicamente el hogar, aunque trabaje.

  78. O sea q si mi esposa es Ama de casa y yo trabajo afuera, cuando vuelvo del trabajo, tengo que hacer la mitad de las tareas de hogar y ella las otras mitades, mitad de cuidar a los niños y demás.. digo yo entonces para ser más justos, no debería hacer ella también la mitad de mi trabajo?? .. es decir si hay hombres tan injustos con el cuidado del hogar, también lo hay mujeres injustas con el trabajo afuera q debe hacer su marido.. he visto miles de blogs con mujeres quejándose que no tienen tiempo para ellas, que no valoran su trabajo en el hogar, pero están comodas con ser ama de casa tiempo completo aunque no lo reconozcan, saben q salir a trabajar afuera es otra cosa… Jamás he leído un blog de hombres quejándose porque tienen q trabajar afuera y hacer las tareas del hogar cuando están en casa, y escuchar encima las quejas de sus esposas porque están “cansadas de la rutina”

    • Te cito literalmente un párrafo del artículo:

      “Ese equilibrio no implica en (casi) ningún caso un reparto 50-50, sino más bien una adaptación flexible entre la disponibilidad de los miembros de la familia y las tareas que se requieren. Pensemos por ejemplo, qué injusto sería un reparto de tareas 50-50 en un caso en el que la mujer llegara a casa a las 20:00 después de 12 horas de trabajo, y su pareja llevara desde mediodía en casa. Un reparto “mitad tú, mitad yo” sería tremendamente injusto. E igual a la inversa”

      Un saludo.

  79. Qué tal buena tarde.
    Excelente artículo.
    Quiero compartirles mi anecdota.
    Yo soy uno de esos hombres dichosos por compartir tiempo con mis hijos (tengo dos, niño y niña el primero de 4años y la segunda de 1 año) ciertamente no hay algo tan lindo que crear ese vínculo padre-hijo y no ha sido nada fácil aún sigo desdeñando e implorando al cielo y a mi propia vocación como hombre mucha paciencia, tolerancia, fuerza, ganas y fe, pero cuando miro la sonrisa en los labios de mis hijos encuentro ahí la razón por la cual me levanto a las 4:30 de la mañana para irme a trabajar y volver a casa (si bien me va) a las 9:00 am para llevar al prescolar al niño. Y reincorporarme al trabajo. Entonces trabajar duro y poder regresar por mi hijo a la 1:30pm (claro si es que todo sale bien y no tengo más trabajo encima).
    A pesar de que mi esposa trabaja 7horas y media por la tarde, casi nunca le da tiempo de hacer algo de comer y debo llegar a preparar yo la comida para que después ella se arregle para su trabajo y la llevemos puesto que su hora de entrada es a las 4:00 pm. Aunque siempre o por lo regular llegamos 3:30 o 3:45 para que ella pueda elegir el lugar dónde se sentará. Despues de dejarla, regreso a casa con mis hijos, pero no sin antes pasar al súper a comprar la despensa de la semana.
    A veces se quedan dormidos en sus respectivas sillas durante el camino a casa y aprovecho para bajarlos con cuidado y con suerte se duermen una o dos horas máximo (claro sino es que uno se despierta antes y hace ruido para despertar al otro) mientras, yo haceo la casa o en su defecto les preparo su comida para cuando ellos despiertan.
    Dan las 6pm y los alimento, despues de ello hago la tarea con el niño, cambio pañales, miramos una película infantil etc., etc.
    Cae la noche y cenamos los tres juntos, la bebe en mis brazos y el niño en su sillita. Cuando nos damos cuenta falta muy poco para que den las 10:00pm y es hora de ir por su madre al trabajo ya que ella sale a las 11:15, 11:20, casi nunca sale a las 11:30 como debería y como es de esperarse los niños por los regular caen rendidos en el coche.
    Volvemos juntos como una “linda familia” a casa y nos dormimos hasta casi las 12:30am a veces pasado de esa hora. Y así descanso un poco para abrir los hojos tres o cuatro horas despues para volver a empezar un día más (claro que ella descansa los fines de semana y yo puedo dormir un poco más, si no, sería hombre muerto ya).
    Todo parece tan lindo sino fuera por el hecho de que estamos en planes de divorcio y me demandará porque para ella soy un desgraciado, un hijo de€%&@++@ y demás. Y parece ser que por derecho ella se quedará con mis niños.
    En fin, ya les contaré cómo me irá con mis niños despues del divorcio.
    Saludos desde Puebla, México.

  80. Excelente articulo y totalmente de acuerdo.
    http://www.papadeg.com

  81. Y porque a los demás hombres les cuesta tanto entender esto? es mas… aún a las mujeres. Solas asumimos la responsabilidad de cocinar, limpiar, cuidar los niños… no somos domésticas ni nadie nos paga por eso. Lo justo sería compartir las funciones y de verdad, es uno de los motivos por los que siempre he peleado con mi esposo, porque el dice “esa es tu función, porque yo trabajo”… ok, cuando yo empecé a trabajar entonces, porqué el no hacía nada doméstico?… igual lo tenía que hacer yo, porque se juntaban las canastas de ropa sucia sin que el fuera capaz de meterla al lavarropa, sin embargo, cuando el vive solo (muchas veces por su trabajo) si se ocupa de su departamento y sus cosas.

  82. Me siento tan feliz todo gracias a la gran Mutaba el gran amor de lanzador de hechizos que lanzar un hechizo de amor retorno de mi ex novio vuelva a mi, estoy tan feliz que puede hacer cualquier cosa para satisfacer su demanda, en caso de necesitar su amante contacto posterior este echador de hechizo de amor en greatmutaba@gmail.com va a resolver todos sus problemas de relación y tema tienes en la vida…

  83. Quiero compartir mi testimonio sobre cómo conseguí mi tarjeta de cajero automático BLANK que tienen
    Cambiar mi vida hoy Yo vivía una vez en la calle donde por las cosas
    Eran tan difíciles para mí, incluso para pagar mis cuentas era muy difícil para
    Me tengo que aparcar de mi apartamento y empezar a dormir en la calle de
    Vegas. Intenté todo lo que podía hacer para asegurar un trabajo, pero todo fue en vano
    Porque yo era del lado negro de América. Así que decidí navegar
    A través de mi teléfono para los trabajos en línea donde recibí un anuncio en Hackers
    Publicidad de una tarjeta de cajero automático en blanco que se puede utilizar para cortar cualquier cajero automático
    En todo el mundo, nunca pensé que esto podría ser real porque la mayoría
    Anuncio en Internet se basan en el fraude, por lo que decidí dar a esto un
    Tratar de mirar a donde me llevará si puede cambiar mi vida por
    bueno. Me puse en contacto con estos hackers y me dijeron que son de
    Australia y también tienen sucursal en todo el mundo en el que
    Uso en el desarrollo de allí ATM TARJETAS, esto es real y no es una estafa que tienen
    ayúdame. Para cortar la historia corta a estos hombres que eran geeks y también
    Expertos en reparaciones ATM, programación y ejecución que me enseñaron
    Varios consejos y trucos sobre el rompimiento en un cajero automático con un
    Blank ATM card.i solicitó la tarjeta de cajero automático en blanco y se entregó
    A mí en el plazo de 3 días e hice como me dijeron a y hoy mi vida tiene
    Cambio de un walker de la calle a mi casa, no hay ATM MACHINES this
    BLANK ATM CARD PUEDE penetrar en ella porque ha sido programado
    Con varias herramientas y software antes de que sea enviado a usted. mi vida
    Realmente han cambiado y quiero compartir esto con el mundo, sé esto
    Es ilegal, pero también una manera inteligente de vivir Gran porque el gobierno
    No puede ayudarnos así que tenemos que ayudarnos a nosotros mismos. Si también quieres esto
    BLANK ATM CARD Quiero que envíe un correo electrónico a berndmicheal4@gmail.com para obtener ayuda

  1. Pingback: No, yo no ayudo a mi mujer con los niños o las tareas de casa

  2. Pingback: A propósito del viral “Yo no ayudo a mi mujer” | ética y psicología

  3. Pingback: A propósito del día del padre | R E C R E O

  4. Pingback: El error en el que vivimos los papás (y que las mamás ignoran) | Todobebé

  5. Pingback: "Yo no ayudo a mi mujer con los niños": un padre - Luis Guillermo

  6. Pingback: No ayudo a mi mujer con los chicos ni con las tareas de la casa | Manuel y Pedro

  7. Pingback: Texto viral: "Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de la casa" | El Periódicocr.com

  8. Pingback: Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con la casa, el texto que se volvió viral

  9. Pingback: 174. Neo Papás Xalapa 2015 | Entre hombres. México

  10. Pingback: No ayudo a mi mujer en casa - Ondabit

  11. Pingback: Los hijos: responsabilidad compartida » Colegio CEDI

  12. Pingback: El tango y la relación de pareja roles

  13. Pingback: Y tú, ¿eres un papá que ayuda en casa? | Dadz el blog

  14. Pingback: Tus hijos no son tus hijos. | Asistentes Escolares ATE Rosario

  15. Pingback: Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de casa. - Ciudad Mama

  16. Pingback: Ahora te toca a ti… | En la sala de mi casa

  17. Pingback: Carta al padre de la mesa de al lado - O Mundo ao Revés

  18. Pingback: Carta a ese padre de la mesa de al lado - O Mundo ao Revés

  19. Pingback: Mujer y Punto | Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con la casa, el texto que se volvió viral - Mujer y Punto

  20. Pingback: Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con la casa, el texto que se volvió viral | My Blog

  21. Pingback: ¡Es el Gender…! Y ahora, ¿quién podrá defendernos…? | columnasemanalmartasalazar

  22. Pingback: Eu não ajudo a cuidar de minhas filhas - Carinho a Cada Passo Blog

  23. Pingback: Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de la casa | El mundo de Poppins

  24. Pingback: Sobre machismo y feminismo | Isa en linea

  25. Pingback: Não Ajudo a Minha Mulher com as Crianças e Nem com a Casa - Mamãe Tagarela

  26. Pingback: Entrevista a Daniel, de Tang de Naranja | Maternitis. Blog personal de una mamá primeriza

  27. Pingback: “Yo no ayudo a mi esposa con los niños ni las tareas en casa, y te diré por qué” - QueVirales

  28. Pingback: Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de la casa | Crianza en Flor

  29. Pingback: "Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de casa" - muhimu

  30. Pingback: Cuando la pareja discute por la crianza de los hijos

  31. Pingback: Ellos también quieren igualdad – Mishelle Privat

  32. Pingback: Estas son las 20 cosas que quiero enseñar a mis hijos

  33. Pingback: Eu não ajudo a minha mulher com as crianças nem com as tarefas de casa |

  34. Pingback: La infodoméstica que debes conocer en noviembre - familiafacil.es

  35. Pingback: TE voy a poner la lavadora,voy a ayudar TE con los niños - entrealiHadas

  36. Pingback: El reparto de tareas domésticas | Cadena SER

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*