Estimulación temprana… ¿o niños sobreestimulados? | Vídeo

Seguro que habéis oído hablar de las técnicas de estimulación temprana, ¿verdad? Son unas técnicas de rehabilitación que se aplicaban en principio a niños mentan parálisis cerebral, dificultades de aprendizaje, síndrome de Down o autismo, pero que rápidamente empezaron a aplicarse a niños sin estos problemas bajo la promesa de que con estas técnicas se podría “convertir a un niño sano en uno superior” ¿Qué hay de cierto en esto?

Estos métodos de estimulación temprana, que se recomienda aplicar desde el nacimiento o incluso antes, consisten en estimular al bebé o niño mediante ciertos ejercicios a nivel motor y cognitivo para supuestamente lograr “fortalecer su cuerpo y desarrollar las emociones y la inteligencia”.

Pero, ¿qué sucede? Pues que no se ha podido demostrar la eficacia de estos métodos en niños sanos. De hecho, hace unos años, tras una demanda judicial por prácticas engañosas, Disney devolvió a los padres el dinero que habían gastado en sus DVD de Baby Einstein al considerarse falsos los beneficios que prometían para el desarrollo de los niños.

Entonces, quizá tratar a un niño sano con técnicas de rehabilitación pensadas para niños con problemas no sea una buena idea. Pero hay gente que piensa, ¿qué mal le puede hacer? Pues quizá sí le puede hacer daño, para empezar, por someterle a un estrés innecesario: los métodos de estimulación temprana son muy demandantes para padres e hijos; otra consecuencia puede ser alejarle de otras actividades que sí le pueden proporcionar mejores oportunidades de aprendizaje, como estar jugando con sus amigos o haciendo tareas cotidianas con sus padres.

Vivimos en un contexto muy competitivo en el que la educación y el desarrollo se han mercantilizado hasta el punto de vender a todos los padres que sus hijos pueden llegar a ser unos genios si se siguen sus métodos: aquí englobamos la estimulación temprana en sí, videojuegos o aplicaciones educativas, Baby Einstein, Baby Mozart y demás. Todo esto al final lleva a una sobreestimulación que no sólo no consigue lo que promete, sino que a menudo tiene efectos contraproducentes como problemas de atención o de falta de concentración. Esta competición por ver quién hace qué más pronto lleva a los padres a desesperarse cuando sus hijos no cumplen sus (quizá desmesuradas) expectativas y, quizá, acabar etiquetando y sometiendo a tratamientos innecesarios a niños perfectamente sanos.

Vale, entonces yo no le aplico estos métodos a mi hijo y fin del problema, ¿no? Pues no del todo. Un problema adicional, como comenta Catherin Lecuyer, es que la estimulación temprana es algo que va más allá de los ejercicios que se proponen en estos métodos. Sería casi una filosofía educativa, un modo de ver al niño y la infancia que ha influido en toda una generación de profesores, padres y pediatras. Una visión caracterizada por mostrar a los niños como pasivos, frágiles, necesitados de gran cantidad de estímulo para poder lograr un correcto desarrollo. Pensadlo: qué sería de esos pobres niños si no les enseñáramos a levantar la cabeza a los pocos meses de edad, o si no les enseñáramos a andar cuando se acercan al año.

En conclusión: las técnicas de estimulación temprana deberíamos dejarlas para lo que fueron inicialmente pensadas: la rehabilitación de niños con problemas, no como actividad extra escolar para fabricar pequeños genios. No es necesario que sometamos a los niños a estos programas, que además de no tener respaldo empírico, son innecesarios siempre que dotemos a nuestro hijo de un contexto afectivo y le demos posibilidades para explorar con autonomía y crecer.

Si os gustan estos vídeos os invito a que os suscribáis al canal de Píldoras de Psicología en YouTube para enteraros antes que nadie de cada nuevo vídeo, poder dejar comentarios, recomendaciones y compartirlo con vuestros contactos. Si tenéis alguna sugerencia acerca de temas que os gustaría que tratara en el videoblog, podéis escribirme a: pildoras@albertosoler.es

Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de dos hijos y soy psicólogo. Tras haberme Licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud,. En 2013 obtuve el certificado EuroPsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos.  En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 10 años y 8000 sesiones de psicoterapia y asesoramiento a padres. He colaborado en varios espacios de radio, televisión y presa como El País Semanal o El Huffington Post, y formo parte del proyecto Gestionando Hijos

7 Comentarios

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo Alberto. Pero además en una sociedad tan competitiva, que todo tiene que ser perfecto y ya mismo, los padres se ponen nerviosos si su hijo no anda justo al año; porque han leído,-les han dicho-, que “TIENE QUE” andar al año (y además el hijo del vecino ya andaba con 10 meses!!).
    Me preguntan a menudo en la consulta con un bebé de pocos meses: “¿y qué ejercicios de estimulación tenemos que hacerle?”, “¿nos han dicho que con el método del Dr.xxxxxxx acaban hablando 3 idiomas y van muy bien en matemáticas,…” Suelo contestar: “¿sabéis cual es la mejor manera de “estimular” a vuestro hij@?: pasad TIEMPO con él y dadle CARIÑO. Abrazarle, hablarle, jugar con él, sacarle a pasear a la calle, llevarle con vosotros a dónde vayáis,…” es todo lo que necesita vuestro hij@.
    Luego tengo que estar explicándolo durante 15 minutos, porque la cara inicial de los padres suele ser de “este pediatra está anticuado y no está al día …” Y además tengo que emplearme a fondo para convencerlos de que esas “maravillosas” app’s “educativas” que se han bajado al móvil, que no, que tampoco se deben usar… (aquí me toca sacar las recomendaciones de la AAP…).
    Cariño y sentido común es todo lo que los niños necesitan.
    Les voy a prescribir a algunos padres algunos de tus vídeos.

  2. Alberto, dices que está el enlace a los contenidos míos (artículos y libros) en los que te inspiraste para tu artículo y en tu video. ¿Dónde están esos enlaces? Gracias y un saludo, Catherine L’Ecuyer
    https://www.revista.uclm.es/index.php/ensayos/article/view/890

  3. Disfrute mucho de tu video
    Sugerencia de algunos temas:
    TDAH
    Niños prematuros
    A qué edad pueden los chicos o chicas decir que son gay?
    Autoestima sana

    Gracias

  4. Alberto no estoy de acuerdo en lo qie dices de la Estimulación Temprana, tego 25 años trabajando en ello y jamás hemos dicho ( o como tu dices vendido palabra que no ne gusta) que se hacen niños super inteligentes, es un lugar a donde los padres vienen con sus hijoa a dar tiempo de calidad; tiempo de un conocimiento mutuo y ayudando al Niño a un desarrollo integral, jamás se forza al niño hacer algo antes de tiempo es un paradigma o. Mito, que el niño debe caminar al año, el gateo es muy importante, lo que hacemos es mediante juego y movimiento, en cuanto a sobrestimular, eso es un mito, al contrario los niños que Tu mencionas aprenden el autocotrol, esperar turno, respeto a su compañeros, y si tenemos testimonios de los niños que han pasado por nuestro centro llevan muy buenas herramientas para. El aprendizaje posterior.

  5. Alberto no estoy de acuerdo en lo que dices de la Estimulación Temprana, tengo 25 años trabajando en ello y jamás hemos dicho ( o como tu dices vendido palabra que no me gusta) que se hacen niños super inteligentes, es un lugar a donde los padres vienen con sus hijoas a dar tiempo de calidad; tiempo de un conocimiento mutuo y ayudando al Niño a un desarrollo integral, jamás se forza al niño hacer algo antes de tiempo. Es un paradigma o Mito, que el niño debe caminar al año, el gateo es muy importante, lo que hacemos es mediante juego y movimiento, en cuanto a sobrestimular, eso es un mito, al contrario los niños que Tu mencionas aprenden el autocotrol, esperar turno, respeto a su compañeros, y si tenemos testimonios de los niños que han pasado por nuestro centro llevan muy buenas herramientas para. El aprendizaje posterior.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*