¿Cuándo quitar el pañal a tu hijo? La «operación pañal» [Vídeo]

Se acerca el verano, cada vez llevamos todos menos capas de ropa, y los padres de niños a partir de 2 años van a escuchar más de una vez: ”bueno, pues este verano toca operación pañal, ¿no?” Sobre la decisión de cuándo quitar el pañal a tu hijo voy a hablar en esta nueva Píldora de Psicología, ¡espero que os guste!

Imaginaos la siguiente situación: vuestro hijo ha cumplido un año, está gateando, y se os acerca un padre o madre en el parque y os dice: ”bueno, ahora que hace fresquito empezaréis ya con la operación andar, ¿no? Porque ya se sabe, que con el calor les cuesta más…” Al igual que sería ridículo forzar a un niño a caminar el primer invierno después de cumplido el año, también es ridículo esperar que un niño deje el pañal simplemente porque es el primer verano después de cumplidos los dos años. Hay niños que andan con 10 meses, y aunque algo pronto, entra dentro de lo normal. También hay niños que no andan hasta 18 meses, y aunque es algo tarde, también entra dentro de lo normal. Cada niño tiene un ritmo evolutivo diferente. Si tratamos de forzar ese ritmo, lo único que vamos a lograr es frustrarnos y frustrarle.

Cuando se habla del pipi y la caca en niños, y por consiguiente de quitar el pañal, es frecuente decir que los pequeños tienen que aprender a controlar sus esfínteres, pero ésta en el fondo es una expresión muy poco afortunada. Se puede aprender a ir en bicicleta o cuáles son las capitales del mundo, pero no a contener esfínteres. Esto es un hito que se logra con el desarrollo, al igual que gatear o andar. Lo que sí se aprende es dónde hacer pipí o caca (orinal, wáter, etc. ) pero insisto, el control no se aprende, se adquiere en el momento en el que el niño está fisiológicamente preparado, y será un momento diferente en cada caso. No existen niños que por culpa de haber sido “educados incorrectamente” no lo logren el control de esfínteres. Lo que sí existen son niños con problemas fisiológicos, o niños con ritmos diferentes.

El control de esfínteres es un proceso progresivo

En ocasiones da la impresión que el control de esfínteres sea un momento temporal puntual (los días o semanas de la famosa «operación pañal») tras el cual el niño ha adquirido una habilidad que no tiene marcha atrás, pero la realidad es muy distinta: el control de esfínteres es un proceso progresivo que no concluye hasta entrados los 5 años y medio o los 6 años de edad.

control de esfínteres

Es entre el primer y segundo año cuando el niño empieza a reconocer que tiene la vejiga llena; tiempo después, alrededor de los 3 años, será cuando pueda empezar a retener y posponer la orina durante unos pocos momentos, y no será hasta los cinco años y medio o seis cuando sean capaces de evacuar e inhibir a voluntad. Hasta ese momento los «accidentes» van a ser algo relativamente frecuente. Cuando éstos se produzcan no debemos dramatizar, y sobretodo nunca, nunca, nunca, castigar física o verbalmente al niño por no haber sido capaz de aguantar. La presión excesiva nunca es una buena compañía para este proceso, ni la presión negativa cuando hay accidentes, ni un refuerzo desproporcionado cuando se logra. Debemos ayudar a nuestro hijo a que viva este proceso con normalidad.

Cuándo quitar el pañal

Por todo lo que estamos comentando se deriva que el mejor momento para quitar el pañal no es el primer verano después de haber cumplido los dos años, sino cuando el niño esté preparado.

¿Cómo podemos saberlo? Porque el niño va a dar señales más o menos directas de ello:

  • Cada vez tendrá el pañal más seco durante más tiempo, señal de que va reteniendo el pipí.
  • Dirá que le molesta el pañal
  • Querrá hacer pipí «como los mayores»
  • A veces, incluso dirá directamente que ya no quiere usar el pañal.

Si somos sensibles a estas señales nos ahorraremos muchos disgustos y mucho estrés para nuestro hijo y para nosotros.

Un problema con el que muchas familias se encuentran es no tener libertad para elegir el momento en el que retirar el pañal. No tienen esa libertad porque se les fuerza, directa o indirectamente, desde la escuela infantil a hacerlo en el mismo momento que el resto de compañeros. Cuando en estos casos aparecen dificultades, claramente no estamos hablando de un problema del niño, sino de un problema de base por parte de la guardería: no comprender ni respetar los diferentes ritmos de cada alumno. Por eso siempre recomiendo a los padres que están buscando una escuela infantil para sus hijos que pregunten acerca de estos temas, ya que de ahí se infiere bastante bien cuál es la visión de la infancia y la crianza que tienen.

Si os gustan estos vídeos os invito a que os suscribáis al canal de Píldoras de Psicología en YouTube para enteraros antes que nadie de cada nuevo vídeo, poder dejar comentarios, recomendaciones y compartirlo con vuestros contactos. Si tenéis alguna sugerencia acerca de temas que os gustaría que tratara en el videoblog, podéis escribirme a: pildoras@albertosoler.es

Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Tags: No tags

8 Responses

Responder

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.