Adaptación a la guardería: claves para ayudar a los peques

Durante estos días un montón de bebés y de niños pequeños empezarán a ir por primera vez a la guardería. Empiezan unos días delicados, tanto para mayores como para pequeños, porque implican un cambio muy grande para todos, sobre todo para los peques. En esta píldora os voy a dar algunas estrategias que podéis utilizar para que la adaptación a la guardería de vuestros hijos sea la mejor posible. ¿Cuáles? ¡Vamos a verlas!

Hoy vamos a hablar de la adaptación a la guardería, y lo primero que me gustaría que hicierais es ir con cuidado con la culpa: ya habéis tomado la decisión que consideráis que es la mejor en vuestro caso, seguro que habéis valorado un montón de opciones y hasta habréis hecho malabarismos para retrasar al máximo este momento. Pero si ya ha llegado el momento y tiene que ir, no hay lugar para la culpa. Ante todo, tranquilidad: no le estáis llevando al matadero. Vale que da pena, pero no nos pasemos, no seáis tan duros con vosotros mismos…

Algo que va a influir en la adaptación a la guardería va a ser la edad con la que se empieza, y es que no es lo mismo la adaptación al cole que a la guarde, ni tampoco empezar la guarde con 4 meses, con un año o con dos. Pese a que por lo general es mejor retrasar al máximo la incorporación a la guarde (si es posible, al menos hasta dos años), es verdad que con cuatro meses se van a adaptar “mejor” que con un año, más que nada porque la ansiedad de separación y el miedo a los extraños todavía no han aparecido y se dejan consolar mejor por desconocidos. Y con dos o tres años también será un poco más fácil (o menos difícil) que con uno, ya que tienen un poco más de comprensión de la situación, y eso también ayuda.

Un punto importante, y del que no se suele hablar mucho en la adaptación a la guardería, es el de la confianza. Confía en tu hijo. Tu hijo será capaz de adaptarse. Si confías en él, todo será más fácil. Pero si le ves como un ser débil e incapaz de hacer frente a los desafíos, te va a costar mucho más “soltar cuerda” y transmitirle la confianza que necesita. Si tú no confías en él, él lo tendrá más difícil para confiar en sí mismo. 

Por esto, es mejor enfocar este cambio no como que “se acabó lo bueno”, sino como una oportunidad para crecer; es verdad que se acaban algunas cosas, pero también que a lo largo de los próximos meses aprenderá a desarrollar habilidades que hasta ahora no había necesitado. Va a desenvolverse en un contexto diferente en que él o ella que no es el protagonista, en el que aprenderá a compartir espacio con otros niños que quieren los mismos recursos en el mismo momento, aprenderá a vincularse emocionalmente con otras figuras distintas a las del ámbito familiar, etc. Es su “salto al mundo”, es un paso más en el desarrollo de su autonomía.

Y es que nuestra actitud como padres es muy importante durante este periodo de adaptación a la guardería, porque los peques van a mostrar una actitud u otra en función de la que vean que tenemos nosotros. Si cada vez que hablamos del tema o les llevamos lo hacemos con cara de circunstancias, con angustia, con un montón de intensidad emocional… ¿cómo les podemos pedir luego que estén tranquilos y confíen? Tenemos que procurar hablar en términos positivos de la escuela y de lo que se hace allí, porque si no confiamos nosotros en el centro, y si a él no le llega esa confianza, desarrollará una actitud negativa y le costará más adaptarse. Y es que por mucho que os hayáis esforzado en elegir el mejor centro al que podáis llevar a vuestro hijo, van a haber cosas que no os gusten; es complicado que todo nos encaje, el proceso de adaptación, el centro, los profes, las normas, los horarios, la comida, etc. Van a haber discrepancias, pero cuidado en transmitir eso al peque. Mejor hablar de estos asuntos en privado para no condicionar su actitud.

¿Y cuál es la mejor forma de hacer la adaptación a la guardería? Pues como en todo, hay extremos; hay centros donde directamente apenas se contempla este periodo de adaptación, al menos en compañía de los padres, donde sueltas al niño y cuando se gira te animan a que te vayas rapidito (o te medio obligan a que lo hagas). Luego también hay centros en los que los niños están “en periodo de adaptación” casi medio curso con los padres por ahí danzando… Pero como en todo, una cosa intermedia sería lo más recomendable; os voy a contar algunas medidas que podéis poner en práctica:

  • Desde un par de semanas antes hay que ir adaptando los horarios a los que tendrá cuando empiece a ir a la guarde. Si ese día es el primero que tiene que “madrugar”, le costará más. Además, llegado el día, tomároslo con suficiente tiempo, ya que las prisas no suelen ayudar mucho
  • Ayudadle a anticipar la situación, contándole qué va a pasar y qué se va a encontrar. Para esto ayuda que le llevemos a que vea la escuela, que pueda pasar algo de tiempo allí (por ejemplo, que nos acompañe a hacer la matrícula y que se quede un rato jugando), que le leamos algún cuento relacionado con el inicio de la guarde, etc.
  • A la hora de llevarle y recogerle es mejor que lo hagan sus propios padres, no abuelos ni cuidadores, y sobre todo, dejadle despierto y despedíos, nada de llevarle dormido en el carro y que se despierte cuando nos hayamos ido. Si es necesario pedir favores o permisos durante estas semanas para llevarle, merece la pena el esfuerzo, ya que esto le va a dar más seguridad y confianza al peque. 
  • La despedida, corta y sin mentiras, sin escabullirte. Por muy suave que sea el proceso, habrá un momento en el que te tengas que ir y tu hijo no quiera que te vayas: en contra de lo que muchas veces se recomienda, NO huyas sin despedirte. No le mientas, pero tampoco alargues más de lo necesario ese momento. Probablemente al cabo de un rato estará jugando con sus amigos, o distraído con otra cosa. Que sí, que preferiría estar contigo, pero está rodeado de un montón de niños de su edad, de profesionales formados, motivados y con experiencia, en un entorno adaptado a sus necesidades, etc. Aquí os recuerdo lo que decía antes de la confianza, tanto en vuestro hijo como en el centro que habéis elegido.
  • Es bueno que el peque pueda llevar algún juguete o peluche que le guste especialmente y le ayude a sentirse seguro.
  • Al salir de la guarde es importante dedicarle todo el tiempo y atención que nos sea posible, siendo tolerantes también con los altibajos emocionales que puede tener. Por muy bien que lo hagamos, es normal que durante esta temporada tenga más rabietas, esté más irritable, duerma o coma algo peor etc. Tened paciencia.

Hemos hablado todo el rato de la adaptación a la guardería o escuela infantil, pero, ¿y la adaptación al cole? Pues suele ser menos complicada porque los niños ya son un poco más mayores. Que hayan ido a la guarde no tiene por qué necesariamente asegurar una adaptación rápida, pero por lo general suele ser así, especialmente cuando además coinciden otros compañeros con los que ya iba previamente el niño. También hay adaptaciones súper sencillas en niños que no han pisado una guarde, y adaptaciones complicadas en los que sí. Aunque en los colegios hay menos margen, especialmente en los públicos, en los que la adaptación ya queda reducida muchas veces a una entrada escalonada de los niños, las recomendaciones generales que decíamos antes se mantienen: buena actitud, ser positivos, no alargar demasiado, no mentir, y, sobre todo, confianza, tanto en vuestro hijo como en el centro. 

Recordad que ya está a la venta nuestro libro "Hijos y padres felices", en el que tratamos temas que van desde las rabietas hasta el sueño, pasando por la alimentación, lactancia, premios y castigos, límites, apego, colecho, etc. ¡Os gustará!
Hijos y padres felices alberto soler concepción roger
Y si os interesan los temas relacionados con la crianza y la educación, podéis acceder ya a mis cursos en la Escuela Bitácoras, “El sueño en la infancia” y “Rabietas y límites desde el respeto”. Cada uno de ellos con más de tres horas de contenido, en los que os cuento todo lo que necesitáis saber sobre el sueño de los niños (colecho, despertares, trastornos del sueño, los problemas del famoso “método Estivill”, etc), y las rabietas y límites (qué son, por qué se producen, y sobre todo, qué podemos hacer antes, durante y después de las rabietas). Son cursos que puedes hacer a tu ritmo, viendo cada lección tantas veces necesites, e incluso descargando en mp3 el audio para escucharlo dónde y como quieras. ¡Y si utilizas el código ALBERTOSOLER tendrás un 10% de descuento!
Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de tres hijos y soy psicólogo en Valencia. Tras haberme licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud y en 2013 obtuve el certificado Europsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología, en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos. En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 12 años en psicoterapia y asesoramiento a padres. Soy colaborador del programa Ser Saludable, en la Cadena Ser, de L'Escoleta en À Punt Mèdia, y he colaborado en otros muchos espacios de radio, televisión y prensa como la Cadena Ser, El País Semanal o Canal 9. Formo parte del proyecto Gestionando Hijos y soy profesor de la Escuela Bitácoras. Soy el co-autor de “Hijos y padres felices. Cómo disfrutar la crianza”, editado por Kailas.

Un comentario

  1. Buen vídeo resumen para padres enfocado al periodo de adaptación. Creo que puede complementar bien nuestras charlas, reuniones e intercambio de información con las familias en los centros educativos.
    Solo decir que si hablamos de un centro que contempla un periodo de adaptación adecuado evidentemente no es una “guardería” donde este tema no importaría demasiado. Gracias por el post!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: