Tres claves para lograr tus propósitos y metas | Vídeo

Ya estamos de vuelta después del descanso navideño con la primera Píldora de 2018… y vais a permitirme que vaya al topicazo con esta píldora y que, como acabamos de empezar el año, hable sobre los buenos propósitos que todos nos hemos marcado. ¿Cuál os habéis puesto vosotros?, ¿dejar de fumar?, ¿hacer más deporte?, ¿comer mejor?, ¿o quizá leer más? Hoy voy a intentar ayudaros a que podáis cumplir estos buenos propósitos, y os adelanto que la clave es convertirlos en metas. Vamos a verlo.

Cuando comienza el año es una fecha clave que muchas personas eligen para definir sus buenos propósitos para el año que empieza; seguro que vosotros también lo habéis hecho, ¿a que sí? Estas fechas, junto con el mes de septiembre, que marca el inicio del curso académico, es cuando nos apuntamos al gimnasio, tratamos de dejar de fumar, iniciamos una dieta, etc. Pero, ¿qué suele pasar a los pocos días o semanas? Estos propósitos quedan en, simplemente eso, buenos propósitos.

Quizá es un buen momento para dejar de marcarse simplemente buenos propósitos y hacer algo mucho más útil: marcarnos metas. Con esto no hablo de una simple diferencia de término, cambiar una palabra por otra, sino que implica una diferencia importante de planteamiento. Las metas son algo concreto, implican un plan detallado, un camino a seguir y una supervisión del avance a lo largo de las diferentes fases del proceso.

Cuando las planteamos bien, las metas son concretas, y nos permiten al cabo del tiempo dar una respuesta muy simple a la siguiente pregunta: ¿la he cumplido? Sí o no. No existen más respuestas posibles. Pongamos un ejemplo: “leer más” sería un buen propósito. Leer un libro al mes una meta concreta. “Comer mejor” sería un buen propósito. Dejar de comprar alimentos ultraprocesados sería una meta concreta que cumplimos sí o no.

Pero también es verdad que aunque no consigamos cumplir esas metas, el simple hecho de haberlas propuesto y haber luchado por lograrlas nos habrán acercado mucho más a ellas.

Entonces, ¿Cómo lo hacemos para marcarnos bien las metas? Vamos a verlo en tres pasos:

• El primer paso para marcarnos metas es que éstas deben ser realistas, no deben estar demasiado alejadas de nuestras posibilidades reales, pero sí deben ser bastante superiores a nuestros “mínimos cómodos”. Deben implicar un esfuerzo.
• Un segundo paso es valorar la concreción de tales metas: no vale decirnos “bajar de peso”. ¿Cuántos quilos en concreto quiero bajar?. No vale “hacer ejercicio”, sino hacer X horas de ejercicio los lunes, miércoles y viernes.
• El tercer paso es temporalizar las metas. Si sólo vemos el objetivo final, podemos desmoralizarnos al verlo demasiado lejano. Hemos de dividir nuestras metas en objetivos a corto, medio y largo plazo, donde los objetivos a largo plazo (nuestras metas) se lograrán mediante la consecución de las metas a corto y medio plazo.

Por lo tanto, puede ser una buena idea el empezar a marcarnos nuestras metas para este año y dividirlas temporalmente: ¿qué quiero haber logrado para primavera?, ¿qué habré logrado en verano?. Cada mes, o cada semana dependiendo de la meta que hayamos elegido, iremos valorando el grado de en el que hemos logrado o no nuestro objetivo y así podremos ir modificando nuestras estrategias para poder lograr nuestra meta final.

Recordad que ya está a la venta nuestro libro “Hijos y padres felices”, en el que tratamos temas que van desde las rabietas hasta el sueño, pasando por la alimentación, lactancia, premios y castigos, límites, apego, colecho, etc.  ¡Os gustará!

Hijos y padres felices alberto soler concepción roger

Y si os preocupa el sueño de los más pequeños, podéis acceder ya al curso que hemos preparado junto a Escuela Bitácoras llamado “El sueño en la infancia”. Un curso con cerca de 4 horas de vídeo en alta definición que os ayudará a encontrar el equilibrio entre las necesidades de descanso de adultos y niños, tan necesario para favorecer la armonía familiar. Y en un formato especialmente pensado para madres y padres. ¡No os lo perdáis!

El sueño en la infancia Alberto Soler

Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Acerca de Alberto Soler Sarrió

Mi nombre es Alberto Soler Sarrió. Estoy casado, soy padre de dos hijos y soy psicólogo. Tras haberme Licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia, posteriormente amplié mi formación en el área clínica realizando un Máster en Psicología Clínica y de la Salud,. En 2013 obtuve el certificado EuroPsy de Especialista en Psicoterapia. En 2015 comencé con el videoblog Píldoras de Psicología en el que cada semana trato un tema diferente relacionado con el crecimiento personal y la crianza de los hijos.  En la actualidad compagino mi consulta privada de psicología con charlas y conferencias sobre educación y crianza, contando con una experiencia de más de 10 años y 8000 sesiones de psicoterapia y asesoramiento a padres. He colaborado en varios espacios de radio, televisión y presa como El País Semanal o El Huffington Post, y formo parte del proyecto Gestionando Hijos

Un comentario

  1. Genial Post compañero. Siempre debemos de mantener el nivel y los objetivos a largo plazo bien definidos, pero sin olvidar los que podemos conseguir en poco tiempo. Supongo que sera cuestión de equilibrio.
    Un abrazo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: