Neuronas espejo y empatía: así se contagian las emociones

Las emociones tienen algo curioso. Y es que, como estamos viendo estos días con esta crisis sanitaria que tenemos, igual que los virus, las emociones también se contagian. Cuando empezó la alarma por el Coronavirus, vimos primero como algunos seguían con la fiesta como si nada, aunque ya se sabía que teníamos un problema grave entre manos; por ejemplo, hemos visto ese contagio de emociones durante estos días en los supermercados con la gente comprando papel higiénico como si no hubiera mañana. Pero también podemos ver de forma habitual ese contagio emocional en los cines o teatros con monólogos de humor, con películas dramáticas, o en esa seriedad y tristeza generalizadas que podemos ver, por ejemplo, en un funeral. Hoy vamos a hablar de estos contagios emocionales y a las neuronas espejo.

Si los culpables de los contagios de enfermedades infecciosas suelen ser los virus o las bacterias, podríamos decir que las culpables de estos contagios emocionales serían lo que se han llamado las neuronas espejo. Y me diréis ¿y eso qué es lo que es? Pues os lo explico…

El descubrimiento de las neuronas espejo

En 1995 unos neurobiólogos italianos de la universidad de Parma se encontraron con unos resultados anómalos en sus experimentos. A veces esto puede ser algún artefacto experimental, o algún error, pero cuando se comprueba y no es así, estos datos “que no encajan” suelen ser los más interesantes. ¡Como en este caso!

Lo que buscaban inicialmente estos científicos era registrar la actividad eléctrica en la corteza premotora cerebral de unos primates mientras realizaban determinadas actividades, como por ejemplo, coger un palo. En principio esa región se debería activar cuando el animal realizaba la acción. Hasta aquí todo correcto. Pero ¿qué es lo que pasó? Pues resulta que detectaron una actividad inesperada cuando los animales no estaban realizando ninguna actividad, y se dieron cuenta de que estas neuronas se activaban justo cuando el animal veía como otro primate estaba realizando esa misma acción. Ante la sorpresa, repitieron la prueba muchas veces para estar seguros, y efectivamente, aquellas neuronas se activaban como si el primarte realizara aquella actividad, pero sin que este moviera un dedo. Habían descubierto las neuronas espejo.

Estas neuronas se activan cuando un individuo realiza una acción, pero también cuando ve a otro realizarla. Estas neuronas están en una región de la corteza premotora que corresponde al área de Broca en los humanos, lo cual apunta a su posible papel en el origen del lenguaje. Aunque hay debate al respecto, y es difícil saberlo porque en humanos no podemos hacer este tipo de experimentos para ver la actividad de neuronas individuales, parece que estás neuronas podrían participar en los procesos de aprendizaje por imitación que están implicados en habilidades como hablar, andar, gesticular, sonreír, bailar o practicar deportes, así como también en la empatía o en los fenómenos de contagio emocional de los que hablábamos al principio.

Por su parte algunos trastornos psicopatológicos como ecopráxias, ecolalias, déficit del lenguaje o los TEA pueden estar relacionados de alguna manera con este sistema.

Respecto al lenguaje, estas neuronas podrían ser el sustrato biológico de algunas habilidades comunicativas no lingüísticas, como la imitación, la empatía, la intuición y la comprensión de las intenciones de los demás. Este circuito neuronal estaría ya activo desde antes de la adquisición del lenguaje verbal, ya que los bebés son capaces de descifrar o imitar nuestros gestos y emociones mucho antes de entender nuestras palabras o utilizar las suyas propias. Parece que estas neuronas ya están activas al menos desde los 6 meses, y quizá gracias a ellas los bebés son capaces de imitar y contagiarse de las emociones de sus cuidadores. Aunque como decía, algunas de estas relaciones siguen siento motivo de debate entre los científicos.

En cualquier caso estamos ante un descubrimiento importante para la psicologia y la neurociencia. Se ha llegado a decir que es uno de los principales descubrimientos de la neurociencia de los últimos años o que las neuronas espejo pueden suponer para la psicología lo que el ADN supuso para la biología, ya que proporcionarían un marco unificador que ayudaría a comprender muchas capacidades mentales.

El famoso neurocientífico Ramachandran, de la universidad de California, llama a estas neuronas “las neuronas de la empatía” porque parece que están relacionadas con la capacidad de ponernos en el lugar de otro y comprender sus emociones. Y estas funciones son importantísimas para los seres humanos porque comprender las intenciones y emociones de los demás es fundamental para poder vivir en sociedad. Puede que el funcionamiento de estas neuronas contribuya a explicar porque empatizamos mucho más con los problemas que nos pillan cerca que con los que nos pillan más lejos. Con la ligereza con la que veíamos las noticias de otras epidemias cuando nos pillaban lejos, pero lo rápido que nos estamos dejando llevar por el miedo cuando nos ha estallado la crisis en casa.

Recordad que ya está a la venta nuestro libro "Hijos y padres felices", en el que tratamos temas que van desde las rabietas hasta el sueño, pasando por la alimentación, lactancia, premios y castigos, límites, apego, colecho, etc. ¡Os gustará!
Hijos y padres felices alberto soler concepción roger
Y si os interesan los temas relacionados con la crianza y la educación, podéis acceder ya a mis cursos en la Escuela Bitácoras, “El sueño en la infancia” y “Rabietas y límites desde el respeto”. Cada uno de ellos con más de tres horas de contenido, en los que os cuento todo lo que necesitáis saber sobre el sueño de los niños (colecho, despertares, trastornos del sueño, los problemas del famoso “método Estivill”, etc), y las rabietas y límites (qué son, por qué se producen, y sobre todo, qué podemos hacer antes, durante y después de las rabietas). Son cursos que puedes hacer a tu ritmo, viendo cada lección tantas veces necesites, e incluso descargando en mp3 el audio para escucharlo dónde y como quieras. ¡Y si utilizas el código ALBERTOSOLER tendrás un 10% de descuento!
Licencia Creative Commons Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.
Tags: No tags

Responder

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.